Nacional

Procesaron con prisión al ciudadano suizo que mató a delincuente

El Juez Juvenal Javier procesó con prisión al hombre que ayer ultimó a un delincuente cuando éste le quiso robar su camioneta en Ciudad de la Costa.

 

El Juez Juvenal Javier procesó con prisión por "homicidio con arma" al ciudadano suizo que este jueves mató a un delincuente que pretendía robarle su camioneta. El pedido de procesamiento fue realizado por la fiscal del caso, la doctora Adriana Umpierre.

Si bien la defensa del hombre alegó que actuó en legítima defensa, el juez entendió que este caso no estaba comprendido bajo esa figura.

Antes de emitir el fallo, el magistrado dijo a Subrayado que en la zona del homicidio "no se encontró ningún arma" que pudiera pertenecer al delincuente. 

EL HECHO. Fue sobre las 2.30 de la madrugada del jueves en Becú y rambla costanera de Lagomar. El dueño de casa se despertó al escuchar ruidos afuera y encontró al delincuente en plena faena de su camioneta. Le dio un disparo en el hemitórax izquierdo con un arma 9 milímetros.

El ladrón tenía antecedentes penales por robo y violencia privada en el departamento de Rocha. El detenido reside en Uruguay desde hace pocos meses. Se radicó en el país junto a su pareja, una mujer de origen uruguayo. Compró una chacra en el interior y la casa en Ciudad de la Costa.

FALLO. A continuación podés leer textual los detalles del procesamiento y las explicaciones jurídicas. 

"P.O.W. despierta en su casa en la madrugada en momentos en que le sustraían su camioneta estacionada en el porche. Toma su pistola Sig Sauer, 9 mm. y sale por el fondo, transita el pasillo lateral de la casa y va hacia el rodado. Declara que la camioneta había sido abierta y estaba siendo movilizada marcha atrás. Cuando da la voz de alta, encienden el vehículo, por lo que salta la reja, va hacia el lugar del conductor, abre la puerta y le dispara un tiro, matándolo.

El conductor de la camioneta sale por el lado del acompañante y cae muerto a unos seis metros de la misma. El disparo ingresa por el deltoides (hombro) derecho, atraviesa la caja toráxica y sale por el lado opuesto. El proyectil produce hemotórax masivo al lesionar los grandes vasos sanguíneos. Masivo shock hipovolémico. Paro cardíaco.

¿POR QUÉ CON PRISIÓN? El delito imputado es homicidio (art. 310 del Código Penal) que se castiga con un mínimo de 20 meses. Por imperio del art. 141 inc. 2º de la ley 17.296, si el delito se comete con arma de fuego la pena debe elevarse en un tercio en su mínimo y en su máximo. Con esta adición la posible pena a recaer puede ser de penitenciaría (más de 24 meses), por lo que corresponder procesar con prisión (art. 2º ley 17.726)

¿POR QUÉ NO ES LEGÍTIMA DEFENSA? De acuerdo con la vista fiscal, el orificio de entrada del disparo (lateralizado, con leve inclinación hacia atrás), la potencia el arma empleada, la distancia a la que se efectúa el disparo (1 metro), la nula posibilidad de escape de la víctima (P.O.W. declara que tenía las manos sobre el volante), la ausencia de amenaza  la integridad del dueño de la camioneta y el hecho de que el conductor de la camioneta robada estaba desarmado, descartan la posibilidad de que se configure legítima defensa del imputado.

Los antecedentes judiciales del occiso y el hecho de que circulara en un auto robado no generan la potestad para justificar el accionar de P.O.W. Según el médico forense Dr. Miguel Cabrera, el occiso realiza un movimiento defensivo de abducción (se encoge sobre si mismo) al momento en que recibe el disparo, reforzando la hipótesis de que experimentó sensación de absoluta indefensión  cuando P.O.W. abrió fuego, lo que queda demostrado por la trayectoria seguida por el proyectil.

En sus declaraciones P.O.W. dice que abrió la puerta del vehículo con la mano izquierda, volvió a gritar: ¡para, para! (no “pará”, porque tiene acento castizo) y disparó con el arma en la mano derecha una sola vez. “Me puse loco y disparé” declara ante el Juez durante la reconstrucción realizada en horas de la madrugada.

 Art. 141 inc. 2º ley 17.296

“Cuando alguno de los delitos previstos en el Código Penal se cometiera con violencia o con intimidación contra las personas mediante el empleo de un arma de fuego, la pena prevista para el delito de que se trate se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo”.

Dejá tu comentario