Internacionales

Prisión domiciliaria para venezolano Leopoldo López por problemas de salud

El dirigente político denunció torturas recientemente. El Tribunal Supremo decidió sacarlo de la cárcel. ¿Hay detrás un cambio de estrategia chavista?

La medida de arresto domiciliario otorgada al opositor Leopoldo López, preso desde 2014 y condenado a casi 14 años, se debió a "problemas de salud", informó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela.

A primera hora de la tarde de este sábado, López salió a saludar a sus seguidores detrás de los muros de su casa. 

A través de la red social Twitter el Poder Judicial indicó que la Sala Penal del Supremo, conformada por todos los magistrados del TSJ, otorgó "casa por cárcel a Leopoldo López por problemas de salud".

"Magistrado Maikel Moreno, Presidente del TSJ, otorga medida humanitaria ajustada a Derecho a Leopoldo López el viernes 7 de julio", indicó el Supremo en otro mensaje en la misma red social.

Posteriormente, en un comunicado, el alto tribunal explicó que "se avocó de oficio a la causa contra el ciudadano Leopoldo López, en virtud que existían serios señalamientos de irregularidades sobre la distribución del expediente a un Tribunal de Ejecución".

Asimismo, prosigue la nota oficial, "en virtud de información recibida sobre la situación de salud del dirigente político, el magistrado ponente Maikel Moreno, consideró ajustado a derecho otorgar una medida humanitaria a López".

El abogado español Javier Cremades, que forma parte de su defensa, informó que el canciller venezolano, Samuel Moncada, visitó el viernes por la noche a López en la cárcel y posteriormente de madrugada fue trasladado a su domicilio en Caracas. Lilian Tintori, esposa del político, difundió el pasado 23 de junio un vídeo de 26 segundos en el que López grita "me están torturando" desde dentro de la cárcel.

"Lilian, me están torturando. ¡Denuncien, denuncien! Lilian, denuncia", grita López a Tintori, según se escucha en una grabación efectuada en las cercanías de la prisión. Tintori logró visitar a López, después de 32 días en los que le negaron el acceso al penal tanto a ella, como a los hijos de ambos y a los abogados defensores.

 

UN GESTO POLÍTICO DE CAMBIO

Leopoldo López Gil, padre del opositor venezolano Leopoldo López, ha manifestado hoy a Efe que la liberación de su hijo "es un cambio de rumbo que significa mucho para todo el país".

En una conversación con Efe, el padre del opositor, que se encuentra en España, ha informado de que a su hijo "le pusieron un brazalete electrónico" y de que ha hablado durante una hora con él después de dos años y medio sin hacerlo.

"Esto es un cambio de rumbo que significa mucho para todo el país", ha declarado López Gil.

Desde hace meses se venía gestando la liberación de presos a instancias del expresidente español, Rodríguez Zapatero. El gobierno de Nicolás Maduro cede, en parte,m porque debe descomprimir tensiones en un país donde han muerto más de 90 personas en los últimos tres meses en protestas callejeras.

Pero para empezar era fundamental la liberación de Leopoldo sin apellido, como lo conocen en Venezuela, el símbolo de la denuncia de la oposición y de organismos de derechos humanos por la existencia de presos políticos en Venezuela

López es quizás el símbolo de esos presos. Son más de 400, según la ONG Foro Penal Venezolano

En su momento el político fue condenado en un polémico juicio a casi 14 años de cárcel por instigación pública, daños a la propiedad, incendio intencional y asociación para delinquir.

La negociación para su salida fue llevada a cabo desde el lado chavista por la excanciller Delcy Rodríguez y Jorge Rodríguez, mientras que en el lugar del recluso estuvieron del otro lado de la mesa Lilián Tintori, la esposa de López, y Fredy Guevara.

López es el líder opositor mejor valorado de todos, según las encuestas de Datanálisis.

Sus años de confinamiento lo alejaron del foco mediático y del día a día, en el que otros rostros de la oposición, como el de Henrique Capriles, se han visto más desgastado por posibles errores.

Capriles no abrazó la estrategia de López en 2014 de querer forzar un cambio de gobierno con la lucha de calle. Pero ahora, tras el agravamiento de la situación económica y política, toda la oposición está unida en una estrategia de confrontación y rebeldía muy similar a la que siempre impulsó López.

 

El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, se mostró optimista por este paso. El funcionario -excanciller de Uruguay- ha sido un fuerte crítico del régimen de Maduro. 

 

Dejá tu comentario