Pareja uruguaya logró su sueño y fue casada por el Papa Francisco

"Contigo pan y cebolla", fue la recomendación del pontífice para un matrimonio duradero.

Para la familia Caballero-Franco no hay imposibles. Quienes los conocen, lo saben. Y este miércoles dieron un paso más como familia: fueron casados en Roma nada menos que por el Papa Francisco.

Viajaron a agradecerle por la salud de su hija y de varios amigos que recibieron agua bendecida por el Sumo Pontífice, y tenían la esperanza de recibir la bendición en su 24º aniversario de casados. Consiguieron mucho más. El papa los casó y les dio recomendaciones para tener un matrimonio duradero, sonrió y se divirtió conversando y sacándose fotos con la familia, que no salía del asombro.

NOELIA CON EL PAPA

Noelia Franco y Omar Caballero se casaron hace 24 años, pero tenían pendiente hacerlo por Iglesia. Se trata de un matrimonio que ha recorrido la vida con intensidad, y solo hubo tiempo para luchar y sacar adelante a 5 hijas mujeres -y ahora 1 nieta-.

En abril del año pasado, Noelia Franco pudo saludar al Papa en la Audiencia General en Roma, donde le agradeció por la salud de Sara (4 años), quien estuvo en el CTI recién nacida por un grave virus respiratorio. En esa oportunidad, Noelia trajo a Uruguay agua bendita para otros amigos que tenían problemas de salud. Así lo contó en la carta que, este año, Noelia envió al Vaticano con la esperanza de reunirse con el papa Francisco.

El vie., 27 de jul. de 2018 a la(s) 18:40, Noelia Franco escribió:

Estimado Monseñor Fabian Pedacchio, de nuestra mayor consideración le solicitamos interceda ante la Santa Sede para hacerle llegar la siguiente carta y pedido de audiencia en la asamblea del 19 de setiembre a su Santidad Papa Francisco;

Estimado Papá Francisco, lo saludamos desde Uruguay, agradecidos en Dios por poder comunicarnos en el mismo idioma que el Papa.

Nuestra familia tiene una historia muy especial con usted. Nuestra hija Sara de 4 años, es la más pequeña (tenemos 5 hijas mujeres) estuvo en Cti y se salvó gracias a unas gotitas de agua bendecida por usted. La historia de bendición se supo tanto en mi país, que yo viaje con ella hace dos años a agradecerle.

Las bendiciones siguieron llegando a tal punto que a todas las personas que les traje agua bendita del Vaticano recibieron un milagro; una periodista amiga quedó embarazada (en una última posibilidad de quedar que tenía), la hija de otro periodista se curó de una enfermedad que tenía desde antes de nacer y otra periodista amiga le ganó a un cáncer y ahora está embarazada.

Nos gustaría poder agracederle todas las bendiciones que hemos recibido, desde que usted nos hizo volver a creer en la Iglesia, y que bendiga nuestro matrimonio.

Este año cumplimos con mi esposo 24 años de casados, cuando nos casamos no teníamos plata ni para los anillos y mucho menos para fiesta o vestido blanco. Siempre nos quedó en el debe casarnos por iglesia, pero llegar a verlo con nuestra familia sería la mejor bendición que podemos recibir.

En total somos 4 mayores, 2 adolescentes y 2 menores.

Sin ánimo de abusar, solo le pedimos 30 segundos para decirle gracias, nosotros vamos a estar viajando a Roma del 13 al 20 de setiembre, nos gustaría si usted y su equipo entienden pertinente tener este encuentro de nuestra familia con usted en el día que entienda oportuno, o en la Asamblea del miércoles 19 de setiembre.

Dios lo bendiga Francisco,

Lo saludamos desde Uruguay

Leslie Omar Caballero

Noelia Alejandra Franco Alén

Familia Caballero Franco

Pocos días después, llegó la respuesta del Papa Francisco y la familia no lo podía creer. Tenían fecha y hora para ser recibidos por el papa.

mail.jpeg

El sueño se concretó este miércoles. Noelia pensaba que se trataría de una audiencia con "mucha gente" o que lo verían de lejos. Pero no fue así: la familia estuvo a solas con él. El Papa Francisco los casó y recibirán el certificado oficial de la Iglesia Católica. "Es impresionante lo humilde que es", contó Noelia emocionada al salir de la audiencia.

El Papa les dio sus consejos para que el matrimonio sea duradero: "Contigo, pan y cebolla". Y la familia Caballero Franco sonrió con complicidad. Ellos lo saben.