Nacional

Pacientes con VIH reclaman ante cierre inminente de Infectología

Si se toma esta decisión, los pacientes serán internados en diferentes hospitales públicos y estarán propensos a contraer más enfermedades.

 

Las autoridades de ASSE evalúan cerrar la parte de internación del servicio de Infectología del Instituto de Higiene, donde se atienden las personas afectadas con VIH. 

Por la policlínica se ese sector pasan unos 2700 pacientes por mes y la internación alcanza al 98%. El sector de internación -que es el que evalúan cerrar- tienen capacidad para 21 camas; nueve de ellas están en boxes aislados y se utilizan en los casos en que el paciente no puede estar en contacto con el entorno.

Ni los funcionarios ni los pacientes entienden por qué van a cerrar este sector y hasta ahora no han tenido una respuesta oficial. La decisión será evaluada mañana entre los cinco directores de ASSE. 

“Esto crea incertidumbre”, reclamó Ricardo, un paciente que hace 17 años se atiende en Infectología y que desde hace tres años y medio entró en la “fase Sida”. Además, si se da será “perjudicial porque la policlínica va a estar en un lugar y la internación en otro. Vamos a ser derivados a cualquiera de los hospitales públicos, donde haya lugar”, comentó.

El principal inconveniente que advierten es que esto los dejará más propensos a contraer otras enfermedades que pueden ser letales. “Un enfermo de VHI no puede estar en una sala de emergencia con una persona que tenga neumonía. Se contagia y no tiene las defensas. Y esta es la principal causa de muerte en los pacientes de VIH”, explicó.

Mientras tanto los funcionarios aseguran que esto puede traer otros problemas como el hecho de enfrentar la discriminación. “La gente no está acostumbrada a tratar con ellos y pasan a ser víctimas de la discriminación”, aseguró Alejandra Guisce funcionaria del sector. 

Ayer los trabajadores no médicos hicieron una asamblea en la que votaron no apoyar el traslado del servicio. “No entendemos el apuro. En 2014 va a haber un nuevo lugar construido para ellos, ¿por qué no esperar y dispersarlos por distintos hospitales?”, se preguntó.
Mientras tanto los pacientes juntaron firmas y las presentaron en el Ministerio de Salud Pública.

De acuerdo a las estadísticas, la mortalidad en este servicio se redujo al 50% desde el año 2000 hasta el presente.

Dejá tu comentario