Nacional

Madre de niña violada en Durazno no consigue apoyo psicológico

Padres de las víctimas dicen que la pareja de abusadores era parte de su familia. Buscan contención para sus hijos y lamentan que la sociedad los señale como responsables

 

Tras la violación de 8 menores de edad en Durazno a manos de una pareja, las familias de las víctimas buscan contención para sus hijos. Es el caso de la madre de la niña de 5 años que permitió que su hija fuera hasta el campamento en cañada Scaffo solo por una hora.

Fue durante la tarde, entre las 2 y las 3. La cañada está a unos metros de su casa. En el campamento ya habían pasado la noche un grupo de 7 niños.

Hoy no puede creer que esos vecinos de puerta a quienes conoce hace 4 años abusaran de su hija. Lo que pasó no es para ventilar, le dice Cecilia a la periodista. Pero asegura que todo lo que los vecinos quieran saber que se lo pregunten a ella. Ahora busca proteger a su hija y para ello está buscando tratamiento psicológico.

“Va a ir a la psicóloga en Salud Pública. Uno está moviéndose para pedir hora pero hasta el momento no hemos encontrado. Hasta el momento no la vio ningún psicólogo, solo cuando le preguntaron las cosas. Sí la vamos a tratar de llevar porque secuelas le van a quedar”, explicó.  

La mujer lamentó que en Durazno se esté señalando a los padres como parte responsable de lo que pasó.



A PRISIÓN. Tras tomar conocimiento del hecho, los padres de los menores implicados hicieron la denuncia policial. Los investigadores detuvieron a la pareja y el informe del médico forense logró establecer que los niños y adolescentes habían sido sometidos a abusos, vejámenes y obligados a mantener relaciones sexuales.

El caso fue elevado a la Justicia y el juez competente los procesó con prisión. Al hombre se le tipificó tres delitos de violación y tres delitos de atentado violento al pudor, todos en reiteración real. La mujer, carente de antecedentes penales, también fue procesada por dos delitos de violación y dos de atentado violento al pudor, también en reiteración real.

Foto: Archivo

Dejá tu comentario