Internacionales

Las FARC liberaron a sus últimos 10 rehenes uniformados

Los 10 militares y policías liberados este lunes ya se reunieron con sus familias y fueron trasladados a Bogotá.

 

Los policías y militares liberados este lunes por las FARC llegaron desde la ciudad de Villavicencio a Bogotá en sendos aviones de la Policía Nacional y de la Fuerza Aérea junto a sus familiares.

Estos aparatos oficiales llegaron a la base militar de Catam en torno a las 19.05 hora local, donde fueron recibidos por altos mandos de los cuerpos de seguridad del Estado.

Estos colombianos que han pasado en cautiverio algunos desde 1998 y otros desde 1999, serán sometidos a un examen médico para determinar su estado de salud, más allá de que todos mostraban buen aspecto dentro de su delgadez.

Tras una misión que se prolongó durante más de cinco horas, fueron recibidos a las puertas del helicóptero por equipos médicos que los abrazaron para caminar junto a ellos sobre la pista del aeropuerto La Vanguardia de Villavicencio, frente a los medios de comunicación.

Los familiares no se acercaron a la aeronave, tal y como habían establecido las autoridades, y permanecieron en una sala especial habilitada en el aeropuerto, donde se fundieron en abrazos con sus seres queridos.

Uno de ellos, el sargento de la Policía, José Libardo Forero, habló desde la sala con la emisora RCN Radio y aseguró estar "bien de salud". Forero, secuestrado el 11 de julio de 1999, agregó que había encontrado muy mayores y distintos a sus hijos Libardo y Paola, de 17 y 13 años respectivamente, más bonita a su mujer Norma y a su padre "muy canoso".

"(Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC) Me notificaron el 11 de noviembre (de 2011) que me iban a dejar en libertad", reveló Forero.

Justo en ese mes, las FARC se habían puesto en contacto con Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP) para informarles de su intención de liberar a seis secuestrados, aunque ampliaron a diez la cifra de entregas el pasado febrero.

Los liberados son los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza, y los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero y Wilson Rojas Medina, todos ellos secuestrados entre 1998 y 1999.

Los policías y militares, que pasaron entre 13 y 14 años cautivos, fueron recibidos en la pista del aeropuerto por el general de la Policía Nacional Orlando Vale Mosquera y por el general del Ejército Jairo Salguero, comandante de la IV División.

“LIBERACIONES DE LAS FARC NO SON SUFICIENTES”. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, celebró las liberaciones de diez policías y militares que estaban en poder de las FARC pero dijo que si bien es un gesto importante, "no es suficiente", al recordar que quedan cientos de civiles todavía cautivos en este país.

"Es un gesto que valoramos en toda su dimensión, es un paso importante, es un paso en la dirección correcta, un paso muy importante, pero como dijimos cuando se hizo el anuncio oficial, que espero que cumplan, no es suficiente", afirmó Santos en un mensaje televisado a la nación.

El presidente colombiano aplaudió "los compromisos de las FARC de no volver a secuestrar", en alusión al anuncio que hizo la guerrilla el pasado 26 de febrero, pero recordó que todavía hay cautivos cientos de civiles de los que no se conoce su paradero.

Comentó que hoy mismo, cuando salió a almorzar, una señora, funcionaria de la Alcaldía de Bogotá, le abordó para contarle que "no sabe de su esposo que fue secuestrado por la guerrilla hace 13 años" y agregó que "como ella hay cientos de familias que no saben, que no tienen ni idea del paradero de sus seres queridos".

"Por eso no basta, hay que liberar a los secuestrados civiles y hay que dar cuenta a sus familias de cada uno de ellos", agregó.

Y es que, según la Fundación País Libre, una organización no gubernamental que hace desde años un registro de los casos de secuestro en Colombia, en este país quedan más de 400 civiles privados de libertad por grupos armados ilegales.

"Nosotros y el mundo en general reclama la libertad de todos los secuestrados", insistió Santos, para después dejar claro que si bien agradece las ofertas que le han llegado tanto de dentro del país como del exterior para contribuir en la resolución del conflicto armado, "la paz es un asunto de Colombia, que vamos a resolver nosotros, los colombianos".

"Su manejo corresponde al presidente de la República, en el momento en que el Gobierno considere que hay garantías para iniciarse un proceso que lleve a la finalización del conflicto, el país lo sabrá", anunció.

"Mientras tanto, todo lo dicho es una especulación, que nadie se equivoque, que el Gobierno tiene una política que es enfrentar a los violentos, con toda su dureza, con toda la efectividad, y vamos a trabajar en eso", agregó.

Santos de esta manera hizo una velada alusión a los últimos operativos militares que en las últimas semanas han acabado la vida con unos 70 guerrilleros en bombardeos y ofensivas.

El presidente de Colombia, asimismo, agradeció el apoyo del grupo de mujeres que viajaron a Colombia para apoyar esta liberación, entre ellas la Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, invitadas por el colectivo Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), liderado por la exsenadora Piedad Córdoba y que actuó de mediadora en el proceso.

También dio las gracias al Gobierno de Brasil, que prestó los helicópteros y las tripulaciones que recogieron a los secuestrados en la selva, y al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que bajo el liderazgo del español Jordi Raich trabajó como coordinador de esta misión humanitaria.

- Quiénes son los últimos 10 rehenes uniformados de las FARC

EFE

Dejá tu comentario