La IM divulgó imágenes de test realizado en el corredor Garzón

La Intendencia está realizando pruebas con tránsito real en la avenida en el barrio Colón. Se dieron a conocer imágenes de la última, llevada a cabo hace dos días.

 

La avenida Garzón se divide ahora en tres franjas claramente delimitadas. La más ancha es la central, sólo para que circulen los ómnibus en ambos sentidos. Ajustadamente se podrán cruzar como máximo dos ómnibus por vez.

Las paradas están en los delgados canteros centrales que separan la senda central, exclusiva de ómnibus, de las sendas laterales para los demás vehículos.

Las sendas comunes son más angostas y en este testing se ve que sigue siendo permitido el estacionamiento en ellas.

Una primera comprobación es que el ancho transitable de las sendas laterales, si hay autos estacionados, da para un sólo vehículo. Es decir que es imposible rebasar al que va delante.

Las paradas de ómnibus del corredor central son techadas.

Subir y bajar es cómodo porque los andenes son suficientemente altos como para minimizar el desnivel con el piso del ómnibus. El suelo del andén desde donde se asciende o hacia el que se desciende es en relieve para evitar resbalones.

Hay semáforos en todas las esquinas. Esto es muy importante porque para llegar a la parada siempre se debe cruzar las sendas laterales que utiliza el tránsito común. Los semáforos tienen cronómetro descendente para que quien va cruzando pueda ver permanentemente cuántos segundo faltan para que cambie la luz.

 

 

Dejá tu comentario