Jueza se aparta de causa por vínculo emocional; no está definido suplente

Un Tribunal de Apelaciones analiza el pedido de Marcela Vargas de abandonar la causa de los paraguayos. Dice que no puede hacer un trabajo imparcial.

11 de febrero de 2016, 12:52hs

“Pedido de inhibición de oficio”, ésa es la denominación formal del planteo que hizo la jueza Marcela Vargas para poder apartarse de la causa.

El pedido lo presentó en la mañana de este jueves ante el Tribunal de Apelaciones de Turno.

La magistrada alegó causales de “delicadeza” y “decoro” para dejar de seguir al frente del doble homicidio de los paraguayos y la muerte colateral de la hija de una actuaria del juzgado donde la propia Vargas trabaja.

La adolescente atropellada también se llamaba Marcela, tenía 16 años y caminaba por la pararela a Giannattasio cuando fue atropellada por la camioneta donde viajaban los paraguayos heridos.

La magistrada dijo que está muy afectada por lo sucedido y entiende que no puede seguir al frente de una causa en la cual tiene intereses emocionales. Al igual que todos los funcionarios del juzgado, conocía a la adolescente de pequeña.

El Tribunal de Apelaciones debe analizar el pedido y resolver al respecto, lo que puede demorar algunos días.

SUPREMA CORTE. El presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Ricardo Pérez Manrique, analizó este jueves el pedido de inhibición de la jueza Vargas.

El titular del máximo órgano del Poder Judicial valoró la solicitud porque garantiza la independencia y la imparcialidad en la actuación de los jueces.

Para el caso que Apelaciones haga lugar a la inhibición, deberá actuar el juez penal de 1º Turno, Pablo Benítez, o en su defecto, los restantes magistrados de las áreas civil y de familia que trabajan en el mismo edificio.

Como último recurso, tomará intervención en el caso el juez de la localidad más cercana, subrayó Pérez Manrique.

Dejá tu comentario