Nacional

Incautan armas en Comcar; tres policías investigados en Libertad

En el módulo 3 había material enterrado para vender. En Libertad, el juez ya sospechaba mucho antes del asesinato de Oseas Pintos: había ordenado escuchas 45 días antes

 

La crisis carcelaria parece no terminar. En el módulo 3 del Comcar encontraron dos nuevas armas. Un recluso las tenía enterradas en un pastizal e iba por ellas cuando fue sorprendido in fraganti. Al mismo tiempo, un grupo de reclusos del mismo sector quemaban colchones en una maniobra distractora.

La policía carcelaria cree que el hombre iba a negociarlas, informó hoy Últimas Noticias.

En el Penal de Libertad investigan a tres policías por el ingreso irregular de armas. Se estima que fueron ellos quienes proporcionaron el arma al recluso Eduardo Brasil Sastre para asesinar al guardia cárcel Oseas Pintos.

la investigación está siendo llevada a cabo por el Departamento de Inteligencia Penitenciaria (DIAP).

El ingreso de armas venía sido siendo investigado desde hace más de un mes. Según informa hoy El País, el juez Pablo Misa había ordenado escuchas telefónicas a presos.

Ayer se requisaron celulares en la Cárcel de Canelones. Efectivos de Policía militar -guardia republicana- y de la Fuerza Aérea tomaron el control en ese recinto, en el que -junto a Libertad- hay presos provenientes del tráfico de estupefacientes.

Los celulares fueron tirados desde la calle por dos individuos en moto, y pasamontañas, en un sector de la cárcel.

800 PLAZAS DESTRUIDAS. En estas horas, no es el único problema que tiene el Ministerio del Interior. La reconstrucción de los módulos 4 y 5 del Comcar llevará al menos cinco meses.

Según informa Últimas Noticias, son 800 las plazas que se destruyeron el último motín.

Desde 2009, el gobierno había invertido cerca de 50 millones de dólares en ampliación y creación de nuevas plazas en establecimientos penitenciarias. Las Rosas, Libertad y otras cárceles fueron ampliadas, en tanto se construyeron desde cero otros centros como el de Cerro Carancho en Rivera.

De los 1.160 presos que protagonizaron el motín en Comcar, todavía resta situar a 500 que aún continúan en el patio del módulo 8.

Los traslados trajeron a su vez reordenamientos. Entre los presos enviados a Rivera, por ejemplo, se sacaron varios de los módulos 1 y 6, considerados "menos peligrosos".

Por la vía de los hechos fueron perjudicados con un trasiego hacia el norte del país, lejos de sus familiares.

Cuatro de los 120 presos que se llevaron hacia allá iniciaron una huelga de hambre.

PICAR TODO. Un día antes de que efectivamente ocurriera, el comisionado parlamentario de cárceles, Álvaro Garcé, advirtió del motín en Comcar al ministro Eduardo Bonomi. En la mañana del martes 24, el ombudsman habló con el gobierno del tema. También lo hizo con Lucía Topolansky, en su calidad de presidenta de la comisión parlamentaria especial para cárceles. Ella niega haber recibido ese informe.

Garcé le había pedido al ministro que suspendiera las visitas porque los presos querían "picar todo", informa hoy El Observador.

El comisionado había recibido llamadas de reclusos advirtiendo de la tensa stuación.

Dejá tu comentario