Hinchas uruguayos y franceses expectantes en el estadio de Nizhni