Nacional

Habló el hombre que vivía en pareja con el enfermero Acevedo

Jorge Yozzi, de 52 años, es pae umbanda en Playa Pascual. "No puedo decir que sea culpable o inocente", dijo. La depresión en la cárcel y el fin de una "vida hermosa"

 

Jorge Yozzi, pareja desde hace 22 años de Ariel Acevedo, uno de los dos enfermeros uruguayos acusados de múltiples homicidios, habló con el diario Perfil.

Consultado sobre si consideraba culpable a su compañero de vida, Yozzi fue contundente: "Es una sensación extraña, no puedo creer que me pase esto. Pero no puedo decir que es culpable ni inocente. Si realmente lo hizo, el gran interrogante es dónde estaban los médicos, los forenses, los compañeros enfermeros. Para mí hay algo más detrás. Estoy enloquecido, no sé para donde ir. Hay muchas cosas para analizar y averiguar. Tengo esperanzas de que se resuelva todo".

De todos modos, Yozzi dio apoyo a su pareja y lo definió de este modo: “Es una persona normal, no pudo armar todo esto solo”, comentó al diario argentino.

Yozzi tiene 52 años, trabaja como artesano y es pae umbanda en Playa Pascual.

"Es nuestra religión, no tiene nada que ver con los asesinatos”, aclaró.

El 16 de marzo, Ariel Acevedo fue detenido. Su pareja dijo que todo cambió desde entonces: "Teníamos una vida hermosa, perfecta y de la noche a la mañana se derrumbó".

El artesano montevideano contó que les gustaba viajar juntos y salir con amigos, pero que nunca iban a discotecas gay.

Yozzi definió al enfermero procesado como "una persona tranquila, responsable y estudiosa".

"Ayudó a muchas personas y es muy querido por sus amigos. La difusión de su vida privada no lo ayuda, porque mezclaron cosas que no tienen nada que ver. Pasaron más de diez días y siento que vivo una pesadilla de la que no puedo despertar. No digo todo esto por ser la pareja, pero es una buena persona", aseguró.

El hombre fue a verlo el jueves último y lo notó deprimido, como "ido".

"Me pidió que no fuera más, que siguiera mi vida y que le diera para adelante sin él. Yo le pedí que luchara por su verdad, que no se abandonara, que peleara", explicó.

Acevedo pasa gran parte de su tiempo en la biblioteca de la cárcel y ya se ofreció para ayudar a sus compañeros de celda en sus estudios.

"Me dice que tiene ganas de estudiar pero aún no sabe qué. Tiene alto nivel cultural y le encanta leer. En el tiempo de la visita hablamos mucho pero hay cosas que por el momento prefiero no decir", afirma.

Yozzi comentó que la madre de Acevedo es la gran preocupación del enfermero. Ella y sus dos hermanos todavía están conmovidos por lo que pasó.

En ese sentido, confirmó la versión de que el enfermero fue abusado cuando tenía 13 años.

Desmintió que detrás del hecho haya dinero o acuerdo con funerarios, e incluso tráfico de órganos. 

 

FOTO: El enfermero procesado Ariel Acevedo vestido para un culto umbanda. (Diario Perfil)

Dejá tu comentario