Nacional

Gobierno quiere implantar careos entre víctimas y delincuentes

El Ministerio del Interior pretende incluir cláusulas en la Rendición de Cuentas para reparaciones económicas. Los agredidos podrán sugerir penas alternativas

 

El Ministerio del Interior quiere poner en funcionamiento un plan de reparación a víctimas de la violencia. El proyecto, que viene siendo anunciado desde 2010, ha tenido muchas marchas y contramarchas.

En declaraciones al diario El Observador, la asesora ministerial en temas carcelarios Gabriela Fulco aseguró que se trata de un programa integral que incluye encuentros cara a cara entre víctimas y victimarios.

Fulco señaló que se adoptarán experiencias llevadas a cabo en Estados Unidos, Suecia y Dinamarca.

Apunta a que se tome "conciencia real" del daño realizado por parte del delincuente, dijo Fulco, una psicóloga con amplia experiencia en violencia interpersonal y familiar.

El nuevo proyecto intenta introducir un nuevo concepto: el de la "justicia restaurativa", en lugar de la "justicia retributiva" que es la existente hoy en Uruguay.

Se trata de careos voluntarios. Las víctimas incluso podrían sugerir penas alternativas a sus agresores, en caso de haber cometidos delitos excarcelables.

Los careos no solo son para estos casos. También podrían ser aplicables en caso de homicidios (para familiares de las víctimas), violaciones o rapiñas, considerado hoy el delito principal que afecta a los ciudadanos uruguayos. En 2011 se denunciaron 12.369 rapiñas en Montevideo. Se cree que existieron 150% más que nunca se denunciaron. Más de la mitad de esas rapiñas fueron por menos de 500 pesos.

En la próxima Rendición de Cuentas, dijo Fulco, se busca incluir artículos que permitan financiar reparaciones a las víctimas. Este jueves, el Ministerio del interior mantendrá una reunión con el equipo económico para negociar recursos.

Un primer paso dado en ese sentido fue la propuesta del Centro de Almaceneros Minoristas y Baristas del Uruguay al ministro Eduardo Bonomi sobre la posibilidad de flexibilizar el esquema impositivo de comerciantes que hayan sido víctimas de delitos.

Para Fulco, es "relativo" que los delincuentes "paguen" con privación de libertad. Reparar el aspecto económico también cuenta. Obviamente, en los casos de delitos graves, esa reparación sería un tiempo después que el sujeto procesado pase un tiempo en la cárcel ya que el proceso necesita un tiempo de "preparación para ambas partes".

El tema de los careos entre víctimas y victimarios se reactivó luego del paso por Uruguay del asesor en materia de seguridad Lawrence Sherman, quien dictó varias conferencias y trabaja con el gobierno en sus planes contra la delincuencia.

Sherman, director del Centro de Criminología de la Universidad de Pennsylvania, habló con policías, jueces y otros operadores de seguridad sobre estas experiencias.

Fulco reinvindicó experiencias similares aplicadas en Uruguay entre 1992 y 2003 en el ámbito de la violencia familiar, en la que participaron unas 20.000 personas.

Dejá tu comentario