Fallo inédito: procesan a padre por accidente que cometió su hijo

Una jueza de Salto envió a prisión al padre por el accidente fatal que cometió su hijo. Lo halló responsable de homicidio culposo por negligencia. 

 

Días atrás un adolescente de 15 años, manejando una camioneta Toyota Hilux 2,7, en Salto, atropelló y mató a una joven de 22 años, estudiante de enfermería.

La jueza Francisca Suárez entendió que la responsabilidad fue del padre del adolescente, y lo procesó con prisión por homicidio culposo.

En el fallo de la magistrada, al que accedió Subrayado, se justifica tal decisión.

"El padre despertó el gusto de su hijo por conducir un potente vehículo, instruyéndolo sobre cuestiones de funcionamiento, pero sin hacer ninguna referencia a las pautas de seguridad de toma de conciencia de la capacidad de dañar que tiene un vehículo grande. Y esto no depende de la riqueza de vocabulario. Si no sabía cómo hacerlo debió acudir a quien supiera, ya que medios económicos no le faltan. El uso de alcohol es totalmente inapropiado. El padre generó un riesgo no permitido en la predisposición del adolescente que no mitigó poniendo a recaudo las llaves"", escribió la magistrada.

Según se desprende de las declaraciones de la madre, al adolescente le gustaba tomar alcohol. "Del testimonio de la madre surgió que la bebida preferida del menor es vodka y que la noche anterior se tomó una botella de 0,75 litros", dice la jueza en el fallo.

Entonces agrega: "El hecho era previsible en el caso concreto debido a la permisividad y con inclinación al alcohol. El resultado muerte fue producido por el adolescente con las contribuciones de su padres, contribuciones en el ámbito de lo culposo. No impedir un resultado que se tiene la obligación de evitar, equivale a producirlo".

Según la investigación y las declaraciones de los involucrados, el adolescente tomó las llaves de la camioneta de la mesa del living, mientras su padre dormía una siesta. Pero la jueza destaca que "el menor recibió de su padre dos lecciones de manejo".

El padre dijo que  su hijo no manejaba, sin embargo, admitió que iba a darle dos o tres clases de manejo, pero no para que maneje dentro de la ciudad de Salto, porque "hay cien mil inspectores", dijo el padre.

"Quedó claro -dice la jueza- cuál fue el orden de sus preocupaciones, priorizando el temor a las multas. El padre minimizó el consumo de alcohol".

"Se me atravesó papá, no la vi", le dijo el menor a su padre cuando éste llegó al lugar del accidente.

La magistrada indica al respecto: "es una frase que comúnmente utiliza un conductor en búsqueda de justificación".

El menor quería manejar, dice la jueza, y los padres "no tomaron recaudos para guardar las llaves del vehículo", concluye.

La camioneta Toyota Hilux iba a 82 km/h y dejó una huella de frenada de 39,20 metros. No hubo huellas de la moto, una Peugeot Fox, que tenía preferencia de cruce, destacó la jueza en su fallo. El menor iba a buscar un jugo a 10 cuadras de su casa. Testigos dijeron que la camioneta "iba a gran velocidad".

Lea aquí el fallo completo de la jueza Francisca Suárez.

 

Dejá tu comentario