Zuasnábar advierte sobre incipiente rechazo a trabajadores extranjeros

El especialista en Opinión Pública analizó las actitudes de los uruguayos hacia los inmigrantes.

Habitualmente se comenta la recepción de inmigrantes y refugiados en otras partes del mundo, pero poco se sabe de lo que sienten los uruguayos con respecto a la inmigración en el país.

En el programa Así Nos Va de Carve, Ignacio Zuasnábar, director de Opinión Pública de Equipos Consultores, presentó información acerca de cómo procesan los uruguayos este tema.

En primer lugar mencionó el Estudio Mundial de Valores, que entre otras cosas pregunta a los encuestados a quién le gustaría tener como vecino, y les presenta algunas opciones, entre las que está tener como vecinos a personas de otra nacionalidad. 

En Uruguay solamente el 2% dijo que no le gustaría tener personas de otra nacionalidad como vecinos, pero Zuasnábar adviritió que una cosa es la teoría, y otra es la práctica.

El mismo estudio sin embargo muestra que los uruguayos confían poco en quienes no conocen, lo que muestra una cara de la sociedad que por lo pronto no es un buen indicador para la integración de extranjeros.

El Estudio de las Américas y el Mundo, de 2013, tiene indicadores más específicos de migración.

Uno de los puntos consiste en preguntar al encuestado si cree que “es bueno o malo que ideas y costumbres de otros países se difundan en Uruguay”. A esto el 51% responde que sí, 23% dice que depende, y 21% directamente dice que es malo.

En el plano laboral, el estudio pregunta “si estaría de acuerdo con que Uruguay autorice la entrada de extranjeros para trabajar aquí”. Si se trata de extranjeros altamente calificados, 58% dice estar a favor, y 26% en contra. Sin embargo, si se trata de extranjeros poco calificados, 40% está a favor, y 43% en contra.

Zuasnábar sostiene que la paradoja es interesante, “si este 43% de la población hubiera vivido a principios del siglo pasado y hubiera tenido actitudes similares, quizás hubieran prohibido el ingreso al país de sus propios padres y abuelos”.

El especialista agregó que en estudios cualitativos de Equipos Consultores, están detectando un rechazo incipiente al trabajador extranjero, y esto en contexto de una sociedad con niveles de desempleo mínimos. 

"Si la inmigración aumenta, si el desempleo sube, podemos ver una situación más compleja con los inmigrantes en Uruguay, porque las creencias de fondo, que están por detrás, no necesariamente son tan propicias a recibir de brazos abiertas a la inmigración", sostiene Zuasnábar.

 

Dejá tu comentario