Nacional

Vecinos de Aguas Dulces se enfrentan a la Intendencia de Rocha

Reclaman que se regularicen sus viviendas, denuncian incumplimiento de plazos legales, y exigen se "respeten sus derechos".

Los vecinos de Aguas Dulces se enfrentan a la comuna departamental, que decidió la demolición de las casas que están en peligro de derrumbe, y la prohibición de volver a construir en la playa.

El temporal en Rocha arrastró al menos 23 casas, y dejó otras tantas en un estado prácticamente irrecuperable. 48 casas recibieron notificaciones de demolición hasta el momento.

Quienes perdieron sus casas de veraneo no serán compensados, y aquellos que vivían allí quedaron librados a su suerte en lo que respecta a su solución habitacional.

El intendente de Rocha Aníbal Pereyra, dijo que “eso es una gran inmobiliaria, 500 casas para alquilar. (…) Hubo gente que tuvo una acción económica, pero ahora se terminó”, refiriéndose a las casas destruidas.

Aureliano Folle fue al lugar a hablar con los vecinos organizados, que reclaman porque según dicen, algunas casas fueron derribadas por la intendencia antes de contar con la orden judicial correspondiente.

Además piden una solución para ese asentamiento habitacional que data de finales de 1800. “Regularizar de una vez por todas estas casas, o que lo hagan realmente un espacio público e indemnicen todo lo que tienen que indemnizar”, explica un joven del lugar, “que nos saquen de esta situación que estamos entre la espada y la pared”.

Un expecialista en manejo costero integrado mostró una foto de 1966 en que se veía ya la costa de Aguas Dulces con varias construcciones. Las casas estaban construidas sobre palafitos y el mar pasaba por debajo cuando crecía la marea.

Explican que no pretenden seguir construyendo, sino que se valore la historia del balneario y el acervo cultural de la comunidad que vive allí hace más de un siglo.

El primer maestro de Aguas Dulces mostró una de las primeras actas que reconoce la localidad de Aguas Dulces. Se llama así porque hacían cachimbas en la orilla, y con caños que introducían en la costa llegaban hasta el manantial de agua dulce que hay a unos tres metros de profundidad. 

En torno a esas fuentes de agua dulce fue que se levantó el balneario. 

INTENDENCIA. Por su parte, el intendente de Rocha en diálogo con Subrayado dijo que actualmente las obras de demolición están detenidas debido a un dictamen judicial, hasta que la justicia habilite a continuar. 

La comuna apelará este dictamen judicial, y la limpieza de la costa está ahora sujeta a plazos legales.

Pereyra informó que la Intendencia ha retirado hasta el momento 4.500 metros cúbicos de escombro "producido por construcciones que están donde no tienen que estar", y dijo que queda aproximadamente la misma cantidad para retirar en la costa.

El intendente presentó un informe técnico realizado por Bomberos a partir de una orden del juez, que derivó en la determinación de la demolición de 48 casas cuyos dueños ya fueron notificados.

Dejá tu comentario