Nacional

Rodrigo Arim: el decano que duplicó el número de egresos de su facultad

Para Arim la enseñanza de grado debe ser masiva y asequible, y la especialización debe estar en el posgrado. Hacia allí avanza el mundo.

El decano de la Facultad de Economía de la UDELAR, Rodrigo Arim, es reconocido en el medio académico uruguayo por su abordaje innovador de los mecanismos y los términos de la educación universitaria.

Por año ingresan 3.000 estudiantes a la Facultad de Economía y Ciencias de la Administración. De estos 3.000, el 15% no rinde ninguna prueba, y del resto, el 20% se desvincula de la facultad antes de terminar el primer año, según dijo Arim a El País.

Arim logró que los egresos de la facultad que él dirige se duplicaran de 500 anuales en el año 2000, a 1.000 anuales en 2011.

En el medio hubo una reforma en el plan de estudio que transformó la oferta de grado. En línea con lo que ocurre en las universidades modernas, Arim apunta a una enseñanza de grado masiva y asequible, y al foco en la especialización a través de posgrados.

“Está ocurriendo un cambio tecnológico que está transformando el requerimiento laboral en las personas. Todas las tareas más rutinarias, o aquellas cognitivas que son plausibles de ser imitadas por mecanismos de inteligencia artificial están en riesgo. Hay que formar en capacidades y no en contenidos específicos. Los contenidos y las técnicas pueden ser arrastradas por el cambio tecnológico”, dice Arim al matutino, y esto significa un cambio de paradigma en la misma concepción de origen de la Universidad de la República.

En clave internacional, Uruguay no llega al 20% de los jóvenes con título de grado en la generación de entre 25 y 30 años. En Corea del Sur, este guarismo llega al 70%. Arim cree que hay que eliminar la idea de que la masificación es negativa, y que debe haber más masificación pero también más profesores dedicados full time a la universidad para que sea viable el egreso.

La clave, dice Arim, es innovar en el uso de recursos tecnológicos, modalidades de aprendizaje y “tratar diferente a los estudiantes que tienen necesidades distintas”, y esto hacerlo además sabiendo que la probabilidad de que un alumno abandone la carrera luego de superados los primeros dos años, es sustancialmente menor.

El foco de la discusión está puesto en Secundaria, y en lo que Tabaré Fernández llamó "la caja negra de la Educación Media Superior", pero mientras atendemos esto, no hay que perder la vista a la tortura que espera abajo de la piedra.

TRABAJO. El Censo Universitario de 2007 señala algunas particularidades que tiene la población que cursa estudios universitarios en Uruguay, y que sin duda deberán formar parte del abanico de consideraciones a transformar en abordajes innovadores si el objetivo es una universidad inclusiva.

El 76,6% de los universitarios es económicamente activa, es decir, trabaja o busca trabajo activamente. El 55,6% trabaja, y el 21% está desocupado y buscando empleo (2007). Además, el 60% de los estudiantes que trabajan lo hacen más de 30 horas semanales.

Los estudiantes que asisten a clases son los que no trabajan, o que tienen una menor carga de trabajo, y la mitad de los que no asisten trabajan más de 40 horas semanales.

 

Foto: Universidad.edu.uy

La entrevista a Rodrigo Arim fue realizada por El País.

Dejá tu comentario