Parodistas Los Muchachos mostraron su lado salvaje en el Teatro de Verano

Se llevó a cabo la tercera etapa del Concurso Oficial, faltando tres fechas para terminar la primera ronda

Murga La Margarita, abrió una nueva etapa en el Teatro de Verano con su espectáculo denominado “Misterios”. Guiados por “Sai Babita”, interpretado por Claudio Rujo, el grupo busca en él la respuesta a diversos dilemas que el ser humano no puede explicar. Desde los básicos, hasta los más complejos.

El espectáculo cierra reflexionando sobre la vida después de la muerte, y descubriendo que la memoria es selectiva y solo recuerda lo que quiere recordar.

A segunda hora se presentó Yambo Kenia, con un espectáculo homenaje a las mujeres afrodescendientes “pioneras” que marcaron la historia. Con un gran despliegue escénico, hacen un recorrido por parte de sus legados, entrelazando el arte, la danza y la música con el activismo social y la ciencia. Pero sin apartarse de las raíces carnavalescas.

La activista Rosa Parks, la cantante Lágrima Ríos, la poetisa Virginia Brindis de Salas, la bailarina Delia Zapata, la política Wangari Maathathi, la bailarina Rosa Luna y la sindicalista Iris Cabral; fueron las homenajeadas en la noche de ayer.

A tercera hora, Parodistas Los Muchachos nos proponen conocer nuestro lado salvaje, a través de tres historias: la historia de “Bombita”, tomada de la película Relatos Salvajes, la guerra retratada en una interpretación de la película 300 y La Sociedad de la Nieve, basada en la Tragedia de los Andes.

Un espectáculo bien logrado que con respeto y profesionalismo, mezcla la sátira y el humor con las características trágicas que de por sí tienen estas historias, sin excluir nada.

El cierre de la noche estuvo a cargo de la murga La Gran Muñeca, y su espectáculo “Murga, cuerpo y alma”. El grupo dirigido por Andrés Toro, se centra en tres temas: la gente tóxico, el poliamor y los “veneguayos”.

Este último tema, reiterado por varias murgas en este concurso imita a venezolanos residentes en Uruguay y las dificultades que atraviesan para subsistir.

La murga se despide eligiendo un retiro espiritual, saturados por los fenómenos de la sociedad uruguaya moderna.

Dejá tu comentario