Moscú golpeada por variante Delta del coronavirus, que continúa su propagación mundial

La capital rusa no logra frenar el coronavirus pese a las restricciones reforzadas en las últimas semanas, alcanzando marcas sucesivas de muertos, mientras la variante Delta continúa su propagación mundial y frena la apertura en países impacientes por volver a la normalidad.

La capital rusa no logra frenar el coronavirus pese a las restricciones reforzadas en las últimas semanas, alcanzando marcas sucesivas de muertos, mientras la variante Delta continúa su propagación mundial y frena la apertura en países impacientes por volver a la normalidad.

Moscú registró este domingo 114 muertos en 24 horas, un nivel inédito desde el inicio de la pandemia. El viernes había alcanzado la cifra récord de 98 muertos en un día.

Ello se dio a pesar de la aplicación progresiva de medidas restrictivas, como la vuelta al teletrabajo obligatorio para una parte de la población, la vacunación obligatoria para empleados del sector de servicios y la creación de un pase sanitario para ir a restaurantes a partir del lunes.

Los moscovitas deberán también registrar en un portal local de internet un código QR que confirma que están vacunados, que han sido contagiados con el virus en los últimos seis meses o que tienen una prueba PCR negativa tomada hace menos de tres días, explicó el alcalde capitalino, Serguéi Sobianin.

Pero un confinamiento general, como el que se aplicó a inicios de 2020, no está contemplado actualmente en esta ciudad de 12 millones de habitantes.

Con más de 130.000 muertos registrados por el gobierno, Rusia es el país europeo más enlutado. La agencia de estadísticas Rosstat, por su parte, contabiliza 270.000 muertos hasta fines de abril.

La variante Delta, identificada por primera vez en India, es más contagiosa y está presente en al menos 85 países, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), desatando temores de nuevas olas pandémicas pese a las campañas de vacunación.

- Nuevas estrategias -

La variante obligó a algunos países a revisar sus estrategias, con medidas reforzadas o el aplazamiento del levantamiento de restricciones.

En Sudáfrica, el presidente Cyril Ramaphosa anunció este domingo nuevas restricciones en el país, el más afectado de África, para enfrentar el aumento de contagios atribuidos a la variante Delta.

Este país registra 1,9 millones de contagios y 59.500 muertes.

"Nos enfrentamos a una ola devastadora y todo indica que será peor que las anteriores", alertó el presidente, al anunciar la prohibición de todas las congregaciones, tanto en interiores como exteriores, con excepción de entierros, que tendrán un límite de 50 asistentes.

La venta de alcohol también fue prohibida, el toque de queda se extendió una hora y las escuelas estarán cerradas de lunes a viernes.

Por el contrario, Italia mantiene su impulso de flexibilización.

El toque de queda debe ser levantado este lunes en el Val d'Aoste, última región italiana que mantiene esa medida, y las máscaras dejan de ser obligatorias en exteriores, salvo en sitios abarrotados.

Pero "la batalla no ha sido ganada", admitió el viernes el ministro italiano de Salud, Roberto Speranza, en referencia a las variantes más contagiosas del virus, en particular la Delta.

Italia, el primer país europeo en sufrir una ola de contagios de covid-19 en el primer trimestre de 2020, es uno de los más golpeados por la pandemia, con más de 4,25 millones de contagios y 127.418 muertos.

La pandemia ha dejado al menos 3.919.801 muertos en el mundo desde fines de diciembre de 2019, según un recuento de AFP basado en fuentes oficiales con corte al domingo a las 10H00 GMT.

Estados Unidos es el país con mayor número de muertos (603.891) y de contagiados (33.621.535).

bur-elm/mas/gma

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario