Más de un millón de cubanos se hará presente en recital de Rolling Stones

    Todo pronto en los alrededores de la ciudad deportiva para el espectáculo gratuito. El "efecto Obama" y la reconciliación castrista con el rock


    A las 20.00, hora local de La Habana, Mick jagger dará comienzo a un recital histórico, el final de la gira Olé Tour.

    Ha sido una semana especial para los cubanos, que después de años de aislamiento tuvieron la visita del presidente de Estados Unidos Barack Obama y ahora la de sus "majestades satánicas".

    Los Stones accedieron a hacer un recital gratuito por el valor simbólico que tiene: hasta hace 20 años el establishment cubano consideraba al rock como una "desviación capitalista".

    La actuación tendrá lugar en los aledaños del recinto de la Ciudad Deportiva de La Habana, donde ya todo está listo para el bautizado como Concierto de la Amistad.

    Se calcula que medio millón de personas acudirá al concierto, aunque se espera al doble de personas en las calles adyacentes, una cantidad enorme para este país de 11 millones de habitantes.

    Parte del atractivo será la novedad, en Cuba ha habido muy pocos conciertos internacionales masivos.

    En una época los obstáculos eran ideológicos, en la actualidad son financieros y logísticos. El embargo estadounidense sobre la isla, pese al mensaje de paz de Obama, se mantiene en pie.

    Los Stones tocaran en un escenario -adornado al estilo afrocubano- que no será el que vieron uruguayos, chilenos, argentinos o brasileños.

    El decorado es una señal de respeto a sus majestades orishas, los dioses yoruba de la Perla de las Antillas

    Para el concierto se trajo a Cuba 61 contenedores en un Boeing 747, según declararon los organizadores a la revista Billboard.

    "Hemos pasado mucho trabajo para conseguir el equipo", dice David Yabor, vocalista estrella de 33 años del grupo Aire Libre, mientras se prepara para presentarse en el Yellow Submarine.

     

    Dejá tu comentario