"Lo de Peñarol fue totalmente decepcionante"

Toto Da Silveira analizó la fecha y también consideró que "Nacional, jugando de esta manera, no puede ganar un campeonato".

El campeonato uruguayo está apasionante en las tres tablas: la anual, del clausura y del descenso.

Creo que las características son la emotividad y la incertidumbre, no así el buen juego.

El sábado, a los 22 minutos, Nacional ganaba 2 a 0, con dos goles de Richard Porta, que está en un momento excepcional, y con un Bueno imparable por el costado izquierdo. Elaborando juego, teniendo la pelota, moviéndola y atacando por las bandas como le gusta a Gallardo.

Pero cuando el partido llegó a los 30 minutos, Nacional frenó: esa un equipo con altibajos tremendos, lo que denota una falta de personalidad, de convicción en la realización su fútbol. De esa manera, con dejarse estar, agrandó a Rentistas.  Y justo cuando terminaba el primer tiempo, horrores defensivos de Nacional, Burián incluido. Gran muchacho, gran profesional, pero no está en buen momento y no transmite ninguna seguridad desde la valla tricolor.

En el segundo tiempo siguió el bajón, y lo decíamos, lo va empatar Rentistas, y lo empató. Aguirre, que ha hecho muy poco desde que llego a Nacional, metió un pase fantástico para Bueno, y este definió notablemente cuando salió el arquero Migliaccio y puso el 3 a 2 a los 30 minutos del complemento.

Pero Nacional jugando de esta manera no puede ganar el campeonato, tiene que mejor notablemente su producción. Se lesionó Recoba y Damonte, jugadores muy importantes para el equipo, por más que mejora Matías Cabrera, pero todavía no está para jugar.

En la mañana del domingo perdió Liverpool en su cancha contra Wanderers, con gran actuación de Pacheco, y bajó al que era líder absoluto del Torneo Clausura.

Defensor Sporting, perdía por 1 a 0 en el segundo tiempo, partido jugado en el Tróccoli, una cancha siempre difícil. No jugaba bien el violeta, pero mostró personalidad, actitud y presentó jugadores relevantes para dar vuelta el resultado y poner arriba al equipo 3 a 1, aunque luego descontó Cerro. Los violetas en puntos perdidos son los líderes del  Clausura y si ganan el partido pendiente con Rentistas habrán de superar la posición de Liverpool.

En tanto, lo de Peñarol fue totalmente decepcionante. Ganaba el primer tiempo merecidamente, porque lo de Fénix fue penoso en ese tiempo inicial: un mal partido de fútbol.

Un gol de otro partido, el que permitió a Maxi Pérez poner el 1 a 0 a los 23 minutos.

En el segundo tiempo, salió Fénix a marcar más arriba, a atacar con otra decisión, y entonces se vieron todos los baches que tiene Peñarol. Le hicieron dos goles de pelota quieta, uno de saque de banda y el otro de tiro libre frontal, efectuado desde el costado derecho.

Y si bien Peñarol se puso circunstancialmente en ventaja cuando el partido estaba 1 a 1 con un gol de Zalayeta, cuando había llegado poco, igualmente no vimos una buena labor en el conjunto aurinegro, y sobre el final, sobre el tercer minuto adicional Fénix logró el tanto de la igualdad, merecido a esa altura por parte de Pallas.

Peñarol no defiende bien, tiene enormes problemas en la pelota quieta, hay rendimientos muy bajos y fundamentalmente no vemos elaboración adecuada de juego, sobre todo en los últimos metros. Si quiere ganar el campeonato uruguayo tendrá que mejorar notablemente lo que produjo en estos últimos partidos y sobre todo ante Fénix. 

Dejá tu comentario