Nacional

Liberan a los cuatro detenidos por el crimen del policía Wilson Coronel

El abogado dice que se buscó un chivo expiatorio y criticó el accionar de la Policía. Joven probó que es estaba trabajando en el puerto.

Los cuatro detenidos en la investigación del crimen del policía Wilson Coronel serán liberados en breve, según adelantó el abogado Juan José Ayala, que representa a los tres hombres y la mujer conducidos al juzgado como sospechosos.

En el juzgado se realizó este jueves una composición de lugar (no es una reconstrucción propiamente dicha de lo sucedido) para orientar a los magistrados en los pormenores del homicidio cometido el domingo de noche en un bar de Pocitos.

Según supo Subrayado, en esa instancia un testigo fundamental de lo sucedido contó que el homicida de Coronel llegó solo en una moto, entró al bar, robó la plata y antes de escapar le disparó a Coronel, quien ya había sacado su arma para intentar amedrentar al delincuente.

Este testigo estaba a pocos metros del bar y se acercó cuando vio que el homicida bajaba con un arma en la mano.

La Policía llevó como prueba una moto incautada a los sospechosos, pero el testigo no la reconoció como la que utilizó el delincuente el domingo de noche.

El ruido del caño de escape no era el mismo y la moto (que era parecida, también de color rojo) no tenía los adhesivos que vio en la que usó el asesino para huir del lugar.

EN EL PUERTO. Además, el principal sospechoso detenido por la Policía probó en el juzgado que el domingo de noche estaba trabajando en el puerto de Montevideo.

El capataz confirmó que estaba trabajando con él y como pruebas llevaron los relojes donde el joven marcó la hora de entrada y de salida.

Lo que pasó es que este joven, de 19 años, publicó en su Facebook que en una noche de trabajo (el mismo domingo 9) había ganado 10.000 pesos, la misma cifra que el delincuente robó del bar esa noche tras matar a Coronel.

En las redes sociales escracharon a este joven y lo señalaron como el asesino. La Policía fue entonces a detenerlo y en su primera declaración negó cualquier participación con el homicidio, pero dijo que tal vez su primo, que andaba “en cosas raras”, podía tener algo que ver.

Entonces la Policía fue a detener al primo y en la casa se encontró con dos hombres y una mujer. Los tres fueron detenidos y se sumaron al joven, quien ya estaba a disposición de la Justicia.

Ya en el Juzgado se hizo un careo entre el joven y su primo, y allí el de 19 años, que estaba trabajando en el puerto el domingo de noche, dijo que señaló a su primo porque se puso nervioso, pero que no tenía nada que ver.

Así las cosas, la jueza no encontró pruebas para sostener la detención de los involucrados y este jueves de tarde serán liberados, según aseguró a la prensa el abogado Ayala.

El profesional la emprendió contra la Policía por su accionar en este caso.

Dejá tu comentario