La samba se apoderó de Río en el primer día de Carnaval

El sambódromo se convirtió en una fiesta. La primera jornada se extendió hasta la madrugada y varias escuelas de samba brillaron.

 

Las escuelas de samba Portela y Beija Flor presentaron sus credenciales al título del carnaval de Río de Janeiro en la primera jornada de desfiles en el sambódromo carioca, que concluyó en la mañana de hoy.

Las dos escuelas tuvieron en común, además de espectaculares presentaciones, el tema escogido. La primera fue una referencia a la cultura y las tradiciones del estado de Bahía mientras que la segunda estuvo dedicada a Sao Luis, la capital del estado de Maranhao, ambos en la región noreste.

Portela, que no gana un título hace 27 años, fue la segunda de siete escuelas en desfilar en una velada que inició el domingo por la noche Renascer de Jacarepaguá y terminó con plena luz del sol, cuando sonaron los últimos acordes de Unidos de Vila Isabel.

En su desfile, Portela recorrió el sambródromo Marqués de Sapucaí al ritmo de la samba "E o povo na rua cantando. É feito uma reza, um ritual..." ("Y el pueblo en la calle cantando. Hecho una oración, un ritual..."), con el cual mostró la idiosincrasia bahiana, expresada en sus fiestas populares.

La samba de Portela, que desde finales del año pasado se perfila como la mejor de este carnaval, fue cantada por miles de personas del público que acompañaron con palmas y brazos en alto el recorrido de los músicos y bailarines.

La escuela evocó iconos de Bahía, como el Señor de Bonfim, la plaza del Pelourinho en Salvador, la capital regional; la fiesta de Yemanyá y otras celebraciones religiosas y culturales.

La cantante Daniela Mercury, que ha llevado la música bahiana por el mundo, desfiló encima de una carroza que hacía referencia al carnaval de Salvador, que compite en popularidad con el de Río.

Por su parte, Beija Flor trasladó al sambódromo la cultura de Sao Luis y de Maranhao con un desfile que rayó en la perfección con espectaculares carrozas y disfraces y un estricto orden que hizo vibrar a un público ya cansado después de más de seis horas de música, luces y colores.

Beija Flor, la escuela que más carnavales ha ganado en la última década, incluido el del año pasado, hizo un recorrido por la historia y la cultura maranhense con referencias a los primeros pobladores indígenas de la zona, al tráfico de esclavos y a la fundación, hace 400 años, de Sao Luis, la capital regional.

Las manifestaciones culturales de Maranhao también estuvieron presentes en el desfile de Beija Flor, que culminó de manera apoteósica con una carroza encabezada por un muñeco gigante de Joasinho Trinta, oriundo de Sao Luis y uno de los carnavalescos (director artístico) que más éxitos cosechó en el sambódromo carioca.

Trinta falleció en noviembre pasado y, para recordarlo, la escuela volvió a llevar al desfile una carroza repleta de bailarines disfrazados de mendigos que el artista creó para Beija Flor en el carnaval de 1989, lo que generó en la época una polémica con la iglesia católica porque usaba una réplica del Cristo Redentor.

Otra escuela que mostró condiciones para aspirar al título de este año fue Imperatriz Leopoldinense con un desfile dedicado al escritor Jorge Amado con motivo del centenario de su nacimiento y que, al igual que el de Portela, fue un recorrido por el estado de Bahía, donde nació y murió el literato.

El arte también estuvo presente en el desfile de Mocidade Independiente, que fue dedicado a la vida y obra del pintor Cándido Portinari, y en el de la novata Renascer de Jacarepaguá, sobre la figura del artista plástico pop Romero Britto.

Porto da Pedra protagonizó un desfile sin mayor emoción sobre la historia del yogur y Vila Isabel bajó el telón de la jornada con uno sobre Angola.

En la segunda y última jornada en el sambódromo carioca participarán esta noche seis escuelas que también aspiran al título de este año: Sao Clemente, Uniao da Ilha, Salgueiro, Mangueira, Unidos da Tijuca y Grande Río.

Dejá tu comentario