Nacional

Justicia investiga muerte de mujer aplastada por un árbol

El magistrado Roberto Timbal pidió informes a Bomberos y Policía Técnica. La Intendencia reconoce que se suspendió el control de árboles para atender a "nuevos pobres"

Los 400.000 árboles que tiene Montevideo, de los cuales 211.000 están sobre calles y avenidas, fueron descuidos en la última década por una decisión de la Intendencia de Montevideo, de volcar esos recursos en políticas sociales.

Así lo confirmó la intendenta interina de Montevideo, Eleonora Bianchi, quien confirmó que "los nuevos pobres" que trajo la crisis financiera del año 2002 se transformaron en una prioridad para la administración comunal.

La revelación de la Intendencia, junto con la confirmación de que la facultad de Agronomía inspeccionará los árboles de Carrasco, son algunas de las explicaciones oficiales para justificar la caída de un eucaliptus de la avenida Arocena y Couture, que provocó la muerte de Margarita Alcalde, de 35 años, quien justo pasaba por allí en su vehículo. En el incidente quedó gravemente herido un hijo de la víctima, de 5 años.

El primer informe municipal dado a conocer ayer dio cuenta que el árbol, plantada 90 años atrás, tenía algunas raíces secas y  otras cortadas., que demuestran la intervención humana en el hecho. El director de Espacios Públicos, Daniel Espósito, reconoció que se está investigando qué empresa pública o privada trabajó en la zona.

Cuando UTE, OSE o cualquier empresa que cumpla funciones en la vía pública debe cortar las raíces de un árbol debe ser autorizado por ingenieros agrónomos de la comuna.

Ayer, el juez Roberto Timbal decidió intervenir en busca de responsabilidades, por lo que pidió informes a Policía Técnica y Bomberos.

No obstante, el secretario general Ricardo Prato admitió que la Intendencia de Montevideo "es responsable" del episodio, más allá inclusive de que se hubiera hecho todo lo posible para impedir el accidente.

El problema de los árboles en Montevideo no es nuevo. Representa el 46% de las quejas de los vecinos, según el ombudsman ciudadano de Montevideo, Fernando González.

La Intendencia ya se enfrentó a estos problemas en el pasado. En 2007, el jardinero Freddy Almirón, de 46 años, murió al caérsele una rama seca de un árbol en José Belloni y Carlos López. Su familia demandó a la administración considerando que los vecinos de la zona habían denunciado el peligro que representaba ese árbol tras el temporal del 25 de agosto de 2005, según recuerda hoy el diario El País.

El 31 de enero de 2005, otro ciudadano murió por un árbol que cayó en plena calle: la victima se llamaba Cándido Lavin, de 45 años, quien transitaba por Plaza Lezica.  Un eucaliptus de 20 metros de altura se desprendió por acción del viento.

Los Lavin le hicieron juicio a la Intendencia y lo ganó, al comprobarse que la comuna "no atiende adecuadamente los árboles de su responsabilidad".

Por el momento, la familia Lizarraga-Alcalde no tiene planes de realizar una demanda judicial a la comuna capitalina, informa El País.

Una prueba del abandono de tarea en materia de poda -la forma que la comuna tiene de controlar la calidad de los árboles- es que entre 2002 y 2005 se podaron apenas 3.500 árboles, cuando lo normal era que el operativo no alcanzara a una cifra menor a 14.000 en toda la ciudad. En 2007, con intervención del Ejército se lograron intervenir 19.000 ejemplares.

El municipio E -que integra Carrasco, entre otros barrios- destina a arbolado el 26.4% de su presupuesto, alrededor de 14,5 millones de pesos, segun informa El País. Esta región de la ciudad tiene unos 40.000 árboles bajo su jurisdicción, según datos de la Intendencia.

La Intendencia de Montevideo dedica a áreas verdes en total 40 millones de pesos al año, asegura un informe de El Observador.

Dejá tu comentario