Joven fue obligado a casarse para no ir preso en EE.UU.

Tiene 20 años y en menos de 30 días debió contraer matrimonio con su novia de 19 años. Si no accedía debería ir a la cárcel por 15 días.

Josten Bundy, de 20 años, vive en la ciudad de Tyler, Texas (Estados Unidos) y se vio obligado a casarse con su novia para no ir preso.

El joven fue detenido tras pelearse y lastimar a la expareja de su novia de 19 años. El juez le dio dos opciones: casarse con su prometida, Elizabeth Jaynes, en los 30 días siguientes o pasar 15 días en prisión por agresión.

Bundy no lo pensó dos veces y se casó con su novia. Además debió escribir versículos de la Biblia y concurrir a sesiones de terapia.

El casamiento estaba dentro de los planes de pareja, pero lo único que lamentan es el poco tiempo que tuvieron para preparar la boda. “No tuvimos la boda que habíamos imaginado, no tuve ni un vestido blanco”, afirmó Elizabeth durante una entrevista de televisión.

Pero no todos fueron felices y comieron perdices, el padre de la novia rechaza la sentencia y evalúa pedir la nulidad del matrimonio, según recoge el portal La Vanguardia.

Dejá tu comentario