Historias de amor nacen en barricadas contra la junta en Birmania

Con bares cerrados, universidades vacías y aplicaciones de citas bloqueadas, iniciar una historia de amor en Birmania se volvió más difícil desde el golpe de Estado de febrero. Pero un nuevo lugar para seducir se abrió paso: las manifestaciones contra la junta.

Con bares cerrados, universidades vacías y aplicaciones de citas bloqueadas, iniciar una historia de amor en Birmania se volvió más difícil desde el golpe de Estado de febrero. Pero un nuevo lugar para seducir se abrió paso: las manifestaciones contra la junta.

El país está sumido en el caos desde que los militares derrocaron el gobierno de Aung San Suu Kyi el 1 de febrero, poniendo fin a un paréntesis democrático de diez años y desencadenando una represión brutal contra los opositores.

Pero para una juventud criada en la democracia, unir amor y revolución es casi natural y los jóvenes avanzan entre ira y desesperación, amores nacientes y relaciones rotas.

"Conocer a alguien en una manifestación es muy diferente y creo que es más emocionante", explica a AFP Zan, un estudiante de 19 años que conoció a su novia en una manifestación a favor de la democracia en febrero.

El joven se acercó a ella ofreciéndole naranjas, conversaron y se hicieron amigos en Facebook unos días más tarde. Comenzaron a ir juntos a las manifestaciones y el romance floreció en medio de los disparos, los neumáticos quemados y el caos de la represión de la junta.

"Siempre tememos que nos disparen. Podemos ser arrestados, o algo puede suceder en cualquier momento", explica el joven.

El 8 de marzo, los enamorados escaparon por poco cuando la policía irrumpió repentinamente en la barricada detrás de la cual se escondían, obligándolos a huir a una casa, donde tuvieron que esconderse durante varias horas.

Historias como la de Zan y su novia dieron origen al hashtag #amouretrevolution para contar su historia, compartir un mensaje o un video viral dirigido a la Junta, y acompañar un perfil de usuario con un cartel antijunta o un saludo con tres dedos, símbolo de la democracia.

- Una situación de vida o de muerte -

Pero el golpe de Estado también llevó a rupturas. Como en el caso de Kay, una joven estudiante de derecho de 23 años, más bien proejército, cuya novia, partidaria de Aung San Suu Kyi, la abandonó poco después del golpe de Estado.

Kay se había alineado "del lado del pueblo", yendo a las primeras manifestaciones con su pareja, explicó a la AFP. Pero a finales de marzo, la joven se enteró de que su novia había encontrado otro amor en las barricadas durante una manifestación violentamente dispersa.

"Lloré durante dos meses seguidos. (...) Ella decidió dejar las manos que la acariciaron por cinco años por alguien que la embarcó en una situación de la vida o de la muerte durante la revolución", añadió con tristeza.

Más de 870 civiles han sido asesinados en todo el país por la represión militar, según una oenegé local, y varios miles han sido encarcelados.

Thel Nge y Ko Kaung -ambos nombres son seudónimos- se conocieron a mediados de febrero después de una llamada a manifestarse en Rangún en Facebook.

Entre la joven de 20 años y el joven de 25 es amor a primera vista y ahora son marido y mujer.

Desfilaron juntos bajo un sol abrasador y Thel Nge se sintió protegida por él, que la cuidó y se aseguró de que tuviera suficiente agua y que regresara a casa sana y salva.

Se enamoraron y acordaron casarse "una vez terminada la revolución", afirma Thel Nge. Pero tras la brutal represión en Rangún, huyeron a su provincia natal de la joven, donde sus hermanos y hermanas los convencieron de unirse sin demora.

De regreso en Rangún, Ko Kaung reanudó las manifestaciones y finalmente fue arrestado el mes pasado.

Desde entonces está detenido en la famosa prisión de Insein y su mujer no lo ha vuelto a ver y sólo puede comunicarse con él por correo.

bur-rma/pdw/del/ob/cal/mab

FACEBOOK

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario