Curiosidades

Grupo de chimpancés mata a su exlíder porque era "muy autoritario"

El hecho ocurrió dentro de la investigación desarrollada por el Fongoli Savanna Chimpanzee Project

La muerte de un exlíder chimpance a manos de su manada es tema de estudio de especialistas, ya que el grupo le pasó factura a su presunto carácter dictatorial.

La victima se llamaba Foudouko y apareció pisoteado, apaleado, y canibalizado en parte por su propia comunidad.

Desde hace 13 años Foudouko era el líder de un clan de chimpancés estudiado por el Fongoli Savanna Chimpanzee Project

Se trata del noveno caso documentado de un macho alfa asesinado por su propio clan.

En general, los chimpancés siempre viven en grupos en los que hay más hembras que machos, pero en este caso, la situación era la inversa.

"Cuando inviertes la proporción y tienes casi dos machos por cada hembra, se intensifica mucho la competición por reproducirse. Este parece un factor clave aquí", explicó Michael Wilson, de la universidad de Minnesota.

La influencia humana tiene mucho que ver en esto ya que las hembras de chimpancé son capturadas para vender sus crías.

Así lo confirma Ill Pruetz, científico de la Universidad Estatal de Iowa que lleva estudiando a los chimpancés en Senegal desde 2001.

Como macho alfa, Foudouko era "bastante tirano", señala Pruetz.

Foudouko consiguió su estatus durante la pubertad y gobernó junto a su mano derecha, un chimpancé llamado Mamadou, que era el macho beta.

En 2007, Mamadou se lesionó gravemente y se mantuvo separado del grupo durante semanas. Cuando regresó tuvo que hacerlo adquiriendo una posición más baja en la jerarquía social.

Pero las dinámicas sociales de lo chimpancés se parece bastante a lo de los humanos.

Sin el apoyo de Mamadou, Fouodouko perdió pie en la manada y fue desplazado.

Pasó algunos años en soledad. Pero en 2013, Mamadou recuperó su posición de macho beta gracias a que su hermano, David, había logrado convertirse en alfa.

Reaceptaron a Foudouko de vuelta, aunque a los otros miembros del grupo no les hacía demasiada gracia.

Para entonces había cinco machos jóvenes luchando por la jerarquía. Ninguno estaba de acuerdo con el regreso de Foudouko.

Su peor error fue intentar volver al liderazgo. "Fue bastante estúpido por su parte", dijo Pruetz.

Una mañana, Pruetz y sus compañeros escucharon fuertes gritos de los chimpancés.

Cuando se acercaron allí a la noche, encontraron a Foudouko lleno de heridas, con daños en los órganos internos y el ano desgarrado.

Cuando ya estaba muerto, el grupo siguió abusando de su cuerpo, lanzándole rocas y golpeándolo con palos, llegando incluso a comer parte de su carne.

Según Pruetz, desde la muerte de Foudouko, Mamadou ha sido expulsado del grupo por los mismos machos jóvenes que atacaron a su amigo.

Dejá tu comentario