Nacional

Gobierno emprende cruzada por los valores sociales con el alcohol

Este lunes Presidencia presenta en el Gabinete de Seguridad el plan contra el abuso, que incluye aumento de impuestos a las bebidas. Participá de nuestra encuesta

Unos 20.000 jóvenes de entre 13 y 17 años abusan del alcohol cada fin de semana. Lo dijo el secretario de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada, al ser consultado por Últimas Noticias.

Los adultos no se quedan atrás. Unos 230.000 uruguayos son considerados bebedores-problema.

El panorama en números es preocupante. El alcohol -la droga dura legalmente aceptada- dispara desde hace años las estadísticas de la "violencia no criminal": las riñas, la violencia doméstica. Y también los accidentes de tránsito.

Las denuncias de violencia doméstica llegaron a 7.971 en el primer semestre de 2011. En 2010 se denunciaron 3.922 casos de lesiones leves y 248 casos graves.

Sobre accidentes de tránsito, el Ministerio del Interior registró unos 286 casos fatales, 1.680 casos graves y 9.998 accidentes leves. También se registraron 905 suicidios, resultado de las 657 tentativas y los 248 intentos consumados.

En buena parte de esta violencia, que no es ejecutada por delincuentes, el alcohol obra como un disparador fundamental.

El gobierno se propone en el segundo semestre del año iimpulsar una campaña contra el consumo abusivo de alcohol.

"NO ES PURITANISMO". El tema estará en la agenda del gabinete social y de seguridad que mantendrá este lunes el gobierno de José Mujica, informó el prosecretario de la presidencial Diego Cánepa, principal impulsor de la medida.

Cánepa, en su carácter de presidente de la Junta Nacional de Drogas, elevará a los ministros un proyecto integral que intentará desmotivar el consumo de alcohol a través de distintas medidas.

Uruguay es el segundo país de mayor consumo de alcohol per cápita, luego de Chile. La tendencia al alza se registra sobre todo entre los 12 y 25 años.

El jerarca confirmó que una de las medidas que se analiza es aumentar los tributos de las bebidas alcohólicas, y que ese dinero sea volcado hacia campañas sanitarias y preventivas de combate al consumo de bebidas alcohólicas.

Según Cánepa, "no se trata de una campaña puritanista", sino que por el contrario lo que se busca es "un debate amplio social" para analizar las consecuencias del problema sanitario.

Sin embargo, el prosecretario distinguió el "alcoholismo" del "consumo abusivo de alcohol".

"Son dos temas que tienen una raíz común y son nuestros objetivos. El alcoholismo es un problema grave que tiene Uruguay. Y el consumo abusivo también, porque está cambiando la matriz cultural" de la sociedad.

El consumo abusivo de alcohol explica las altas tasas de accidentes de tránsito o violencia doméstica que registra Uruguay. También afecta la economía por los problemas de salud y el alto ausentismo laboral que generan en la población.

Para Cánepa, el tema trasciende los problemas criminales y de seguridad. Preocupa al gobierno la gran cantidad de jóvenes que consumen alcohol en las calles, o en la denominada previa en estaciones de servicio o almacenes.

"Es un gran problema cultural que tenemos. La sociedad uruguaya ha tomado con gran laxitud el alcoholismo", dijo.

Uruguay ha intentado varias veces afrontar el problema del alcoholismo. En 2003, el Ministerio del Interior encabezado por el colorado Guillermo Stirling intentó poner en práctica una legislación contra el consumo abusivo de alcohol.

El proyecto de Ley iba a prohibir el consumo de alcohol en las calles e iba a intentar que las discotecas no vendieran alcohol una hora antes de cerrar sus puertas. La ofensiva también atacaba los puntos de venta como almacenes y puestos 24 horas, prohibiendo la venta de alcohol entre las 0 y las 6 horas de la mañana.  Algunas disposiciones están vigentes en la legislación uruguaya, pero no existe un cuerpo inspectivo que pueda hacer cumplir el reglamento a cabalidad.

ESTO NO ES TABACO. Después del éxito de la campaña antitabaco emprendida por el gobierno de Tabaré Vázquez, la Administración Mujica busca una nueva meta enfocada en valores sociales.

"Son campañas distintas. Porque el cigarro, mata, con su sólo consumo. En el caso del alcohol es diferente. Es un tema cultural", señaló Cánepa.

Dejá tu comentario