Fue detenido sospechoso de ser uno de los sicarios que ejecutó al profesor Edwar Vaz

La Policía abrió un camino para la resolución del caso hallando a uno de los prófugos que acudieron a Maldonado a llevar a cabo una muerte por encargo

La Policía detuvo en Montevideo a un hombre sospechoso de ser uno de los sicarios que dio muerte al profesor de inglés Edwar Vaz, informa FM Gente.

El hombre ya fue trasladado a Maldonado para que preste declaración en la Fiscalía.

Además, se incautó un vehículo que habría sido usado por los responsables del asesinato.

Vaz fue ejecutado por dos individuos que se apersonaron al apartamento en el que vivía vaz con su nueva pareja.

Tocaron timbre y dijeron que un hija había tenido un problema. Al salir a la puerta, Vaz fue acribillado a balazos.

Al día siguiente, su abogado de la víctima hizo pública la demanda que le había iniciado a su exesposa por 1.5 millones de dólares.

Con esta pista, la Policía comenzó a indagar a Lulukhy Moraes, propietaria de la mansión "Gypsy Queen" en la zona de Beverly Hills, Punta del Este.

Así fue que dieron con el jardinero de la propiedad. Al ser detenido, éste confesó que recibió la orden de la mujer de ir a buscar a dos hombres a la Parada 41 de la Playa mansa y llevarlos a la casa de Vaz.

El hombre los trasladó y luego les facilitó el escape.

Desde entonces, la Policía buscaba a los dos hombres en asentamientos de Montevideo.

Lulukhy y Vaz mantenían diferencias sobre la tenencia de los hijos y sobre la supuesta repartición de bienes ganancias.

El docente reclamaba para él y sus hijos parte de las propiedades de la mujer, entre las que se encontraban también autos de alta gama.

La pareja se había conocido en 1997 y se separó en 2016.

Luego del homicidio, se supo que el chalet "Gypsy Queen" era centro de fiestas sexuales durante la alta temporada de Punta del Este.

La mujer -originaria de una conocida familia gitana de Maldonado- asumió el homicidio pero lo adjudicó a las constantes presiones de Vaz por dinero.

Moraes acusó a su exmarido de proxeneta y de ser el cerebro de dichas fiestas, pero según el abogado de la víctima el hombre mientras vivió en "Gypsy Queen" trabajaba en las reuniones sirviendo tragos y cumpliendo tareas operativas. Más adelante renunció y se dedicó a cuidar de los hijos en una casa de huéspedes situada en la parte trasera d ela propiedad.

Dejá tu comentario