Experto desestima cambio climático como causa de derrumbe del edifico en Miami

Problemas en la construcción o daños causados por el agua a los cimientos, y no el cambio climático, están probablemente detrás del colapso del edificio de apartamentos frente al mar en el sur de Florida, según un experto en esas costas de Estados Unidos.

Problemas en la construcción o daños causados por el agua a los cimientos, y no el cambio climático, están probablemente detrás del colapso del edificio de apartamentos frente al mar en el sur de Florida, según un experto en esas costas de Estados Unidos.

Las autoridades tienen pocas respuestas sobre lo que causó que buena parte del inmueble de 12 pisos de Surfside, Florida, se derrumbara la madrugada del jueves pasado, provocando la muerte de 12 personas y dejando a 149 desaparecidas.

La tragedia se produjo cuando las ciudades del área de Miami ya están experimentando los efectos de las mareas más altas y anuncian costosos esfuerzos para mitigarlos, pero Stephen Leatherman, profesor de la Universidad Internacional de Florida especializado en playas, dijo que aún no hay pruebas de que ese fenómeno, producto del cambio climático, haya incidido en el derrumbe.

"Dudo que eso haya sido un problema aquí", dijo a la AFP durante una entrevista en su casa de Miami.

Más bien, la falta de refuerzo en la construcción del edificio, o quizás los daños causados por el agua que finalmente comprometieron sus cimientos, son los culpables más probables, dijo Leatherman.

"Lo que más preocupa aquí son los huracanes, la erosión de las playas, las inundaciones, todos esos problemas. Pero el derrumbe de un edificio es algo nuevo. Nunca habíamos visto esto antes, especialmente en un edificio de gran altura", dijo.

Establecer con precisión las causas requerirá una larga investigación.

- El boom de la construcción -

Antes de desintegrarse en un montón de escombros en cuestión de segundos, las Champlain Towers South formaban parte de una serie de edificios de gran altura que se extienden a lo largo de la costa del sur de Florida y que se han ido densificando en medio de un continuo boom inmobiliario.

Construir en ciudades como Surfside, situadas en islas de barrera del Atlántico en este estado propenso a los huracanes, plantea retos únicos, dice Leatherman.

"Por lo general, se construye sobre la arena", a diferencia de la piedra caliza de Miami, que está más tierra adentro pero aún es baja como la mayoría de los demás lugares de Florida, dijo Leatherman.

La legislación aprobada en 1982 obliga a los constructores a excavar y construir zapatas bajo los pilares del edificio, pero el bloque de la torre que se derrumbó se terminó de construir en 1981, por lo que no cuenta con este sistema de cimentación.

Leatherman también cuestionó si los contratistas instalaron suficientes barras de refuerzo para soportar el edificio de concreto, así como la calidad de la arena requerida para hacer el concreto.

Los medios de comunicación estadounidenses informaron que antes de la catástrofe ya existía preocupación por el estado del edificio.

Una evaluación realizada por un ingeniero en 2018 encontró "daños estructurales importantes" en el complejo, que se extendían a la losa de hormigón bajo la cubierta de la piscina y a las vigas y columnas de hormigón del aparcamiento.

- Primero el agua dulce -

Impulsados por el cambio climático, los edificios del sur de Florida podrían sufrir cada vez más inundaciones a medida que el aumento del nivel del mar eleve las aguas subterráneas, pero Leatherman dijo que no será agua salada corrosiva, al menos no al principio.

"Esa agua debería seguir siendo agua dulce, pero si entra agua salada, entonces el agua salada puede penetrar y empezar a oxidar esa barra de refuerzo, y eso no es realmente bueno", dijo.

No obstante, el problema se ha agravado lo suficiente como para que sea habitual ver a los residentes navegando por las avenidas inundadas durante la temporada de lluvias de verano.

En febrero, el gobierno del condado de Miami-Dade anunció que gastaría miles de millones de dólares para luchar contra el aumento del nivel del mar, y el año pasado, el gobierno de Estados Unidos hizo que los camiones arrojaran arena en Miami Beach para detener la erosión que, según Leatherman, se había acelerado debido al cambio climático.

Pero no hay mucho que se pueda hacer, y predice que las propiedades caras de los rascacielos podrían pronto tener que acostumbrarse a que sus pisos inferiores se inunden, mientras que otras partes de Miami podrían terminar siendo abandonadas por completo.

"No sé si vamos a ser pronto la nueva Venecia, pero espero que no seamos la Atlántida", afirma.

cs/bgs/mps/l,l

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario