"Criptoarte" expuesto en Tokio, una primicia en Japón

Ichi Hatano es tatuador en Tokio pero, desde la pandemia, su clientela, a menudo extranjera, se redujo. Así que cuando oyó hablar de la explosión del mercado del arte digital gracias a la tecnología "blockchain" (cadena de bloques), decidió lanzarse.

Ichi Hatano es tatuador en Tokio pero, desde la pandemia, su clientela, a menudo extranjera, se redujo. Así que cuando oyó hablar de la explosión del mercado del arte digital gracias a la tecnología "blockchain" (cadena de bloques), decidió lanzarse.

"Es genial para un artista tener un nuevo mercado que se abre, eso crea muchas posibilidades", dice a AFP Ichi Hatano, de 44 años, en su estrecho salón de tatuajes tapizado con sus motivos predilectos, criaturas del folclore japonés.

Pasar de la piel humana al arte desmaterializado no lo perturba. "Mi trabajo es el mismo, mi proceso creativo también", comenta dibujando una "Hannya", el fantasma risueño de una mujer vengativa en los cuentos japoneses, con la ayuda de un lápiz en su tableta táctil.

Ichi Hatano nunca vendió una obra virtual, pero dice "sentir" el potencial de este mercado mientras presenta cinco obras de esta categoría en la exposición "CripTokio", que acaba de abrir en una galería del moderno barrio tokiota de Harajuku.

"Es la primera exposición de criptoarte jamás montada en Tokio", afirma a la AFP su curador de 27 años, Sascha Bailey, director general de Blockchain Art Exchange (BAE), plataforma de venta en línea especializada en este segmento.

La "blockchain", una tecnología descentralizada y segura de almacenamiento y transmisión de información -presente en el corazón de criptomonedas como el bitcoin-, hizo estallar el mercado mundial del arte digital en los últimos meses.

Porque al estar asociada con "NFT" (ficha criptográfica) -certificados de propiedad basados en la "blockchain"-, cualquier creación virtual puede ahora fácilmente ser objeto de transacciones comerciales.

- Ayudar a los artistas modestos -

Las casas de subastas más grandes del mundo se pusieron en marcha y, en marzo, el estadounidense Mike Winkelmann, alias Beeple, se convirtió en uno de los tres artistas vivos más cotizados del mundo, ya que una de sus obras digitales NFT se vendió a 69,3 millones de dólares.

"Creo que Beeple fue una excepción, pero tal vez esto mostró al mundo del arte de consumo que este nuevo segmento es competitivo", destaca Sascha Bailey.

"Para mí, el criptoarte es más poderoso y significativo cuando ayuda a artistas más modestos", afirma.

En CrypTokio, los precios de venta de las obras, fijados previamente, van de algunos centenares a entre 40.000 y 50.000 dólares.

Dentro de las obras más caras figuran las firmadas Maxim, nombre artístico del cantante del grupo británico de electropunk The Prodigy, recientemente convertido al arte NFT.

Las transacciones pueden realizarse in situ o en la plataforma de BAE con criptomonedas (Dai y Ethereum).

Se muestran alrededor de 150 obras NFT de varias decenas de artistas, desfilando en pantallas, y algunas desencadenan efectos de realidad aumentada al ser vistas en un teléfono inteligente.

- Mercado japonés prudente -

"El mercado japonés es siempre más prudente antes de adoptar nuevas cosas", afirma Bailey. De ahí el objetivo con esta exposición física "de mostrar a la gente cómo vivir con tal obra de arte, porque muchos se preguntan cómo pueden interactuar con el arte NFT".

Los encuentros con artistas en torno a las obras NFT también están previstos durante la exposición, que dura tres semanas.

"Más que en el ámbito artístico, las NFT son conocidas en Japón por la venta de tuits de celebridades a sumas astronómicas, pero pocos saben realmente de qué se trata", explica a la AFP Yasumasa Yonehara, de 62 años, otro artista japonés que participa en la exposición.

En marzo, una versión autentificada del primer mensaje publicado en Twitter por su fundador y presidente Jack Dorsey se vendió en 2,9 millones de dólares. "Puede que ya sea un éxito en este sentido, pero creo que no será así hasta que podamos vender obras reales", añade Yonehara.

Sin embargo, los comienzos son alentadores.

Botchy Botchy, artista francés de 48 años instalado en Japón, acaba de vender su primera obra NFT en la exposición CrypTokio. Con la NFT, "el artista recibe regalías" en cada reventa de su obra y "esto es realmente nuevo" en el mercado del arte, se felicita.

etb/ras/ob/mab/mb

Twitter

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario