Nacional

Crimen de Velázquez: nueva denuncia contra el sospechoso

El principal acusado de la muerte de Ana Emilia es señalado por violar a su propia hermana. Un asesinato que desnudó una trama de corrupción y prostitución infantil.

El hermano del principal sospechoso del asesinato de Ana Emilia Romero lo denunció esta mañana ante la jueza penal de Rocha,  Marcela López, por haber violado a una hermana de ambos, lo cual podría generar una derivación en el caso que aún no ha sido esclarecido.

La magistrada debió liberar al hombre, un monteador forestal de 37 años, que posee varios antecedentes penales, entre otros por intento de homicidio.

La sospecha está centrada en las amenazas que este hombre realizó contra Ana Emilia. La joven lo había confrontado al enterarse de que una amiga, de 12 años, había quedado embarazada al mantener relaciones sexuales con él.

Al no haber una denuncia formal de la amenaza ni pruebas de su relación con el embarazo de la niña, la jueza debió liberarlo al cumplirse el plazo legal para mantenerlo detenido.

Pero ahora ante la denuncia de su propia hermana, el sospechoso volvió a ser detenido y podría ser procesado por este delito en las próximas horas.

La detención le da margen a la justicia para obtener exámenes de ADN ya ordenados y evitar así que el hombre se convierta en prófugo.

El obrero forestal golpeó a uno de los hermanos de Ana Emilia. A ella la amenazó con violarla y matarla.

Los datos primarios señalan que la muerte de la joven fue por asfixia. El anterior intento de homicidio del sospechoso fue con una joven, a quien trato de sofocar con una bufanda.

En el cadáver de Ana Emilia, de 15 años, hallaron rastros de que la víctima tuvo sexo antes de morir. El forense trata de establecer si fue una relación consentida o una violación, y si en el hecho hay más de una persona involucrada.

PROCESADO. La justicia ya procesó a un individuo de 68 años, un ex militar, quien tenía dos piezas alquiladas en la casa donde se encuentra el aljibe donde tiraron el cuerpo ya sin vida de Ana Emilia. El mismo estaba atado a una batería de más de 20 kilos para asegurar su permanencia en el fondo del pozo de agua.

El cadáver apareció a las 7.30 horas del martes último. Ana Emilia se encontraba desaparecida desde el 28 de noviembre de tardecita. Según testimonios, la joven se fue de la casa tras recibir una llamada a su celular.

La jueza procesó al individuo por "violento atentado al pudor" e investiga los alcances de su relación con Ana Emilia y la joven de 12 años, que se encuentra embarazada.

La investigación pretende demostrar que las piezas alquiladas por este sujeto se utilizaban para ofrecer sexo con adolescentes a camioneros y obreros forestales que desde hace un tiempo viven y trabajan en Velázquez.

La localidad, de unos 1.000 habitantes, comenzó a tener problemas de seguridad desde que llegaron inversiones de la industria forestal a la zona, y existe una mayor población flotante en la zona, coincidieron en señalar los vecinos al corresponsal de Subrayado, William Dialutto.

Hace un tiempo el Poder Judicial retiró un juzgado de paz y la jurisdicción fue trasladada a Lascano, a 45 kilómetros de Velázquez.

Durante el período de desaparición de Ana Emilia, los pobladores realizaron un piquete en protesta de la ausencia de control policial y la ausencia de administración de justicia.

En el ámbito privado también ha habido intercambio de reproches. Ana Emilia vivía con su madre, hermanos y padrastro, en tanto el padre biológico se había mudado hace un tiempo a Lascano.

Los progenitores de la víctima se acusaron mutuamente del episodio. El padre, incluso, dejó entrever su sospecha de que Ana Emilia estaba ejerciendo la prostitución.

El episodio sale a luz unos días después de que en Curtina, una pequeña localidad de Tacuarembó, se descubriera un caso de prostitución de menores. Al igual que Velázquez, se trata de una zona de forestación.

Dejá tu comentario