Criaderos de salmón terreste, en granjas para ganado vacuno en Noruega

El río más cercano está a 300 metros y, sin embargo, cientos de miles de salmones nadan aquí a contracorriente, donde las explotaciones agrícolas noruegas llegan hasta las granjas para vacas, una forma de acercar a ambas industrias.

El río más cercano está a 300 metros y, sin embargo, cientos de miles de salmones nadan aquí a contracorriente, donde las explotaciones agrícolas noruegas llegan hasta las granjas para vacas, una forma de acercar a ambas industrias.

En los hangares anónimos de Fredrikstad (sureste de Noruega), dos enormes tanques permiten entrever una salmonicultura cada vez más tentada de migrar hacia instalaciones en tierra, prerrogativa hasta entonces esencialmente utilizada para peces de agua dulce.

Se acabaron las costosas fugas en masa, los nocivos piojos de mar y los tratamientos químicos para deshacerse de ellos. Tampoco es necesario luchar más contra los devastadores depósitos de lodo en los fondos marinos.

La ganadería en tierra resuelve algunos rompecabezas que los utilizadores de las tradicionales jaulas sumergidas en los fiordos debían resolver.

"En el mar, dependemos del todopoderoso (Dios) para muchas cosas. En un criadero en tierra, somos nosotros los que somos el todopoderoso", explica el director de Fredrikstad Seafoods, Roger Fredriksen. "Aquí lo controlamos todo: la temperatura, el oxígeno, el pH, el CO2...", comenta, jugando al guía a través de la primera granja de salmón terrestre de Noruega, abierta en 2019.

Bombeada en un estuario cercano, el agua salada que irriga las instalaciones es tratada con rayos UV para eliminar virus y bacterias, luego circula en circuito cerrado tras múltiples reciclajes.

Bajo una luz azulada destinada a agudizar su apetito, los salmones nadan día y noche, esperando los providenciales gránulos alimentarios difundidos por distribuidores montados en la parte superior de los tanques.

- Piscicultura en tierra firme -

La presión demográfica obligará al planeta a alimentar a 10.000 millones de bocas en 2050, de ahí la necesidad de optimizar la producción alimentaria.

Si bien el salmón, rico en proteínas, no está al alcance de todos los bolsillos, sí encuentra salida en el seno de una clase media creciente, sobre todo en Asia.

En el seno de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Matthias Halwart, uno de los responsables del departamento de pesca, ve ventajas en los sistemas de piscicultura en parques cerrados.

"Es un ambiente totalmente controlado para los peces, con muy bajo consumo de agua, buen control de las enfermedades y un uso eficiente de la tierra. Puede optimizar la estrategia de alimentación y cuenta con una muy buena proximidad al mercado", enumera.

En efecto, trasladar las explotaciones a tierra firme permite acercar el productor al consumidor. Una ventaja para los productos frescos.

También es beneficioso para el clima, ya que la piscicultura en tierra reduce las necesidades de transporte, aunque requiere una gran cantidad de energía para abastecerse de agua.

En todo el mundo se están llevando a cabo proyectos de este tipo. En breve, el salmón que hoy se produce principalmente en aguas noruegas, chilenas, escocesas y canadienses se criará también en Estados Unidos, Japón y China.

Nordic Aquafarms, la casa madre de Fredrikstad Seafoods, ya cuenta con dos granjas estadounidenses, una en Maine en la costa este, y la otra en la costa oeste en California, sin duda iniciadas inicialmente con huevos de salmón islandés.

Sin embargo, los costes de producción siguen siendo elevados, y la salmonicultura en tierra parece más un complemento que un sustituto del criadero en el mar.

Por su parte, la oenegé CIWF (Compassion in world Farming), que milita contra la ganadería intensiva, teme que el bienestar animal se vea afectado por la búsqueda de beneficios.

ngu-phy/ob/mab/me

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario