Contaminación acústica, no solo “ruidos molestos”

    En nuestro trabajo en la Defensoría del Vecino de Montevideo hemos analizado que en la temática de la contaminación acústica aparece una estacionalidad clara, asociada fundamentalmente a la época estival y relacionada a diversas causas.

    En nuestro trabajo en la Defensoría del Vecino de Montevideo hemos analizado que en la temática de la contaminación acústica aparece una estacionalidad clara, asociada fundamentalmente a la época estival y relacionada a diversas causas. Por un lado más actividades al aire libre por parte de la ciudadanía, los hogares abiertos con posibilidad a que más efectos sonoros contaminantes ingresen, y un aumento en las salidas de las personas en Montevideo. Los problemas que los vecinos y vecinas reclaman ante nuestra institución, denotan una disfuncionalidad, problema o carencia existente.

    En el año 2011, la Defensoría del Vecino de Montevideo realizó una primera recomendación sobre la temática Contaminación Acústica, donde manifestamos nuestra preocupación respecto a las consultas y reclamos de vecinas y vecinos de Montevideo en este tema. En dicha recomendación, propusimos a la Intendencia Municipal que pudiera integrarse el desarrollo de un software que acumulara el histórico de la habilitación de locales comerciales o industriales, para que a la hora de intervenir ante una denuncia, existiera un acumulado de reclamos o denuncias, habilitaciones o inhabilitaciones. También recomendamos que la Intendencia avanzara en la reglamentación sobre ensayos de carnaval, que los concibiera como espectáculos públicos, y que entonces los regulara como tales.

    Dentro de la recomendación también se comunica sobre la intención de la Defensoría del Vecino de Montevideo en profundizar sobre el conocimiento de los efectos de la contaminación acústica en la salud de las personas.

    En el año 2011, la Defensoría del Vecino comenzó a realizar una investigación sobre el tema contaminación acústica que busca conocer la afectación de derechos, entendiendo que la misma afecta los derechos de las personas y la salud pública. Nos preocupa analizar cuáles son las responsabilidades de protección de derechos por parte del Estado, y cuáles de estas responsabilidades no se están ejerciendo.

    Queremos de alguna manera demostrar que hoy en día no se trabaja con un criterio preventivo, sino que hay una reacción frente al daño. Evaluamos que actualmente las políticas son reactivas y no preventivas. Nuestro énfasis es que siempre que se trabaja en medio ambiente el principio que rige es el principio de prevención: esto significa enfocar la energía en el diseño de las políticas públicas para adelantarse al daño y exigir a las fuentes que tienen riesgo de contaminar que desarrollen acciones para no contaminar.

    Nuestra propuesta es trabajar con este énfasis de prevención, que los locales no empiecen a funcionar hasta que no haya un proyecto de mitigación de contaminación acústica. Esto funciona bien para otras fuentes de contaminación ambiental: se actúa bien frente al riesgo de contaminación del aire, de los suelos, de los cursos de agua. Pero con estos mismos criterios y con los mismos principios no se trata el tema de la contaminación acústica. Para concebir de la misma manera la contaminación acústica hay que comprender el ruido como contaminante, con impacto en la salud individual y también en la salud colectiva (o salud pública), y por lo tanto enfocar las políticas públicas hacia la prevención, con un enfoque de derechos.

     

    Hasta el momento, la evidencia muestra que se ha manejado un criterio un tanto administrativista de las habilitaciones de locales. Si el local cumple con todas las habilitaciones que requiere para funcionar, se entiende que su funcionamiento es correcto y no se indaga sobre la mitigación de posibles daños de contaminación acústica previo a su habilitación. Aplicando el principio precautorio, la habilitación debiera ser lo suficientemente exigente, al punto que no debiera habilitarse un local sin antes realizarse una prueba acústica que demuestre que no hay contaminación.

    Lo que sucede hoy es que el local comercial, el pub o boliche abre, se le exige la habilitación (que no incluye medición acústica) empieza a funcionar contaminando y recién a partir de ese momento el vecino que padece la contaminación acústica puede reclamar, e iniciar un mecanismo muy engorroso de gestiones para evaluar si es posible que el local deje de dañar.

    Las expectativas de la investigación son que ésta pueda aportar a la consolidación y reglamentación de la Ley 18.752 referida a Contaminación Acústica que aún no se ha reglamentado. Eso le va a dar al país un marco bien interesante para instalar normas que garanticen el derecho a un medio ambiente sano sin contaminación acústica.

    Eso llevaría a que las intendencias deban adecuar su legislación a los dictámenes de la ley y la reglamentación. Lo cual posibilitará cambiar la actuación sobre el daño y actuar a partir de la prevención. La investigación pretende demostrar que se puede ordenar este tema, que es necesario hacerlo desde una mirada de protección de Derechos Humanos, y que es el Estado el responsable de garantizar este Derecho.

    En una Política Pública de prevención debiera estar integrado el convocar la responsabilidad social de las empresas y las iniciativas privadas para integrar este concepto.

    La temática Arbolado en los primeros meses del año 2012

    Según nuestras estadísticas, el porcentaje histórico de reclamos sobre arbolado durante los años 2007, 2008 y 2009 estuvo en el entorno del 20%. La disminución de estos porcentajes tuvo que ver básicamente con la incorporación de una nueva forma de gestión del tema desde los nuevos Municipios de Montevideo.

    Esto está relacionado, según nuestro análisis con una mayor y mejor supervisión local del trabajo de las empresas privadas que tienen gestión sobre el arbolado. Eso implicó un mejor desempeño de las empresas y por tanto una mejor calidad en su trabajo.

    Sucede el evento del 30 de enero, donde una mujer sufre la caída de un árbol y pierde la vida, y a partir de ese día las estadísticas de la Defensoría del Vecino de Montevideo se disparan en ese tema. Como se observa en el informe estadístico anterior, la temática ha retomado un nivel de mejora, sin embargo desde nuestra institución se mantiene la atención sobre el tema y el trabajo conjunto con vecinos y vecinas en los diferentes reclamos presentados.

    Dejá tu comentario