Nacional

Archivo de inteligencia incautado muestra que hubo espionaje hasta 2015

El material incautado al fallecido coronel Elmar Castiglioni revela que la actividad clandestina nunca se detuvo en democracia

El archivo de un exoficial de inteligencia fallecido dejó en evidencia actividad de espionaje clandestino al menos hasta 2015, informa este jueves el semanario Búsqueda.

La justicia incautó el año pasado del domicilio del coronel (r) Elmar Castiglioni 65 cajas de papel, 500 disquettes y más de un cenetnar de CDs, casetes y cintas de audio, conteniendo información sensible sobre políticos, sindicalistas y organizaciones uruguayas.

Ahora comienzan a verse los resultados de la pesquisa dentro del llamado "Archivo Castiglioni", conservado por este militar, agente de inteligencia, que estuvo activo hasta el año 2006 y murió pocas semanas antes del allanamiento solicitado por la magistrada Beatriz Larrieux el 2 de octubre de 2015.

Los documentos indican que 11 masones uruguayos con Grado 33 (el máximo) formaron parte de la polémica logia italiana Propaganda Due entre 1960 y 1980, una organización criminal responsable de asesinatos y delitos económicos a gran escala en Italia.

También se menciona la actividad de ETA en Uruguay y al movimiento extranjeros en Uruguay vinculados a organizaciones terroristas, y el presunto apoyo desde Uruguay al atentado a la AMIA en Buenos Aires.

Además hay información sobre el asesinato en Uruguay del bioquímico chileno Eugenio Berríos, agente de la dictadura pinochetista, y hasta de la muerte del fotógrafo de editorial perfl, José Luis Cabezas, cuyo asesinato en la costa atlántica argentina cumplió 20 años esta semana. (*)

El archivo también revela seguimientos al exmilitar Sergio Pintado por sus denuncias ante l Suprema Corte, en 1999, sobre enterramientos clandestinos de detenidos desaparecidos en predios de las Fuerzas Armadas durante la llamada "guerra sucia".

Castiglioni era parte de grupo de retirados militares denominado "Libertad y Concordia" y fue jefe de la División I de la Dirección Nacional de Inteligencia.

Sus primeras anotaciones corresponden al año 1968 y refieren a su tío, el polémico oficial de Policía Víctor Castiglioni, una figura de primera fila en la lucha contra la guerrilla tupamara.

En las cajas la información (que incluye informes, recortes de prensa, audios) hay también documentos considerados "clasificados" y que tienen el sello oficial de los organismos de Inteligencia.

El Parlamento creó una investigadora en Diputados desde diciembre de 2016, a partir de la publicación en Brecha de informaciones sobre el "Archivo Castiglioni".

Estos informes se basan en el análisis de los peritos Isabel Wschebor y Álvaro Rico, éste último decano de la Facultad de Humanidades. Ambos participaron de la investigación a pedido de la jueza Larrieux.

N de R: Cabezas murió a manos de un grupo de delincuentes contratados supuestamente por el empresario Alfredo Yabrán, a quien el periodista fotografió en la playa. La divulgación de las fotos (Yabrán se vanagloriaba de su anonimato) le costó la vida. Yabran se suicidó en 1998 y parte de su familia reside actualmente en Montevideo.

Dejá tu comentario