Nacional

Anciana de Colonia cayó en la estafa telefónica de la "sobrina nieta"

Un hombre la llamó, le dijo ser el esposo de la pariente, le comunicó que estaban retenidos en México y que necesitaban dinero.

Una mujer de Colonia fue victima de una sencilla pero elaborada estafa: un hombre que dijo ser el esposo de su sobrina nieta radicada en Alemania le pidió dinero por teléfono en dos ocasiones.

El estafador simuló que él y su sobrina estaban en problemas, al haber sido retenidos en el aeropuerto de Guadalajara, informa este miércoles Montevideo Portal.

El delincuente sabía los nombres del entorno inmediato de la mujer, lo que hizo confiable el mensaje de auxilio.

La víctima, sin preguntar demasiado, envió dos giros de dinero, el segundo por una cifra equivalente al doble del primero. En esta segunda ocasión, dijo, fue para poder salir del país.

Cuando pasó la adrenalina, la anciana se comunicó con su sobrina y esta, sorprendida, le dijo que ni ella ni el marido le habían pedido dinero y que no habían estado en México.

Este fraude es bastante común en toda América Latina. En general son perpetrados desde México, país en el que crecen día a día los fraudes, entre otros el falso secuestro extorsivo, es decir piden rescate -mediante un engaño elaboradamente trazado- por una persona a la que no tienen retenida.

Para llevarlo a cabo los ideólogos rastrean potenciales víctimas a través de redes sociales y luego cotejan los datos a través de llamadas previas en las que los estafadores "se equivocan de número" y establecen un primer contacto de tanteo con la persona muchas semanas antes de cometer el fraude.

En general las victimas son personas mayores, que viven solas y que tiene familiares en el exterior, como es el caso de Colonia, una mujer de 90 años.

 

 FOTO: Alba Flores, habitante del barrio Venezuela en Managua estafada con el cuento de un sobrino radicado en Los Ángeles.  Una de las miles de vpictimas de este tipo de estafa. Luce el recibo de pago a través de una agencia internacional de pago. (Nuevo Diario de Managua=

Dejá tu comentario