Internacionales Felipe de Edimburgo

A punto de cumplir 100 años, murió Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II

Estuvo casado con ella durante 72 años y fue príncipe consorte desde hace 69.

Felipe Mountbatten, más conocido como Felipe de Edimburgo o Felipe de Grecia y Dinamarca, murió en el hospital King Edward VII, de Londres, al que fue se trasladó el martes por la noche desde el castillo de Windsor donde estaba confinado desde el inicio de la pandemia.

Presentaba un estado de cansancio generalizado. Su figura, elegante y siempre seis pasos por detrás de la soberana británica, ha marcado la reciente historia de Inglaterra y su personalidad, no siempre políticamente correcta, aunque le granjeó algunas críticas nunca opacó su papel público.

Nació en Corfú, una ciudad del noroeste de Grecia en 1921. Era hijo del príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y de la princesa Alicia de Battenberg,

Padre de cuatro hijos, abuelo de ocho nietos y bisabuelo de nueve bisnietos, Felipe de Edimburgo era el decano de la realeza europea.

"Con profundo dolor, su majestad la reina anuncia la muerte de su amado esposo, su alteza real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo", afirmó un comunicado del Palacio de Buckingham.

"Su alteza real ha fallecido en paz esta mañana en el Castillo de Windsor", precisó.

Tras conocerse su muerte, el primer ministro británico, Boris Johnson, elogió "la vida y el trabajo extraordinarios" del príncipe y envió un mensaje de pésame a la reina.

Las banderas británica ondeaban ya a media asta este viernes a mediodía, tras el anuncio del fallecimiento del duque de Edimburgo.

Felipe, que el 10 de junio debía cumplir 100 años, fue visto por última vez el 16 de marzo cuando vestido con camisa blanca y jersey color crema salió en el asiento trasero de un vehículo del hospital King Edward VII de Londres, donde había sido ingresado un mes antes.

Desde allí regresó al castillo de Windsor, unos 50 km al oeste de Londres, donde él y la reina, de 94 años, han estado confinados desde el inicio de la pandemia de coronavirus hace más de un año.

Hacía años que no pasaban tanto tiempo juntos, puesto que él permanecía gran parte del año en la residencia real de Sandringham y la reina en el palacio de Buckingham o de Windsor.

Tras ser hospitalizado el 16 de febrero, como "medida de precaución" tras haberse sentido mal, y ante las especulaciones y preocupación por su avanzada edad, la casa real informó de que su ingreso no estaba relacionado con el covid-19, sino que se debía a una infección.

Bajo una fuerte expectación mediática, había sido trasladado a principios de marzo del pequeño y elegante King Edward VII, al gran hospital público St Bartholomew.

Allí, donde se encuentra según su página web el mayor departamento especializado en enfermedades cardiovasculares de Europa, fue sometido "con éxito" a una operación quirúrgica "para tratar una enfermedad cardíaca preexistente".

Su fallecimiento representa un nuevo revés para la familia real británica en un momento convulso para la monarquía, sacudido por una de sus mayores crisis institucionales a raíz de una explosiva entrevista concedida por el príncipe Enrique y su esposa Meghan en marzo a la la estrella de la televisión estadounidense Oprah Winfrey.

Después de haber participado en más de 22.000 compromisos oficiales desde que su esposa accediera al trono en 1952, el duque se había retirado de la actividad pública en agosto de 2017.

En enero de 2019, sufrió un espectacular accidente de coche cuando su Land Rover se estrelló contra otro vehículo en las cercanías de la finca de Sandringham y volcó. En ese momento renunció a su permiso de conducir.

La vida de Felipe se había visto sacudida cuando tenía apenas 18 meses: su tío, rey de Grecia, fue obligado a abdicar y su padre fue desterrado después de la guerra greco-turca.

Sus padres, con él y sus cuatro hermanas, huyeron a bordo de un barco del ejército británico.

Fue enviado a Escocia a un internado, y a partir de 1939, concurrió a la Escuela Naval de Dartmouth, en el sur de Inglaterra.

Felipe, convertido en un apuesto joven oficial de la Armada, enamoró la princesa Isabel, la hija mayor del rey Jorge VI, en 1947. Ella tenía sólo 21 años y se casó con Felipe de Grecia, de 26, a quien se le dio el título de duque de Edimburgo.

felipe 4.jpg

Hasta la coronación de Isabel II, el matrimonio vivió un idilio; la princesa fue esposa de oficial mientras Felipe estuvo destinado en Malta y luego, juntos recorrieron todos los países de la Commonwealth, la mayoría de ellos exóticos y lejanos. Con dos hijos, Carlos y Ana, Isabel fue proclamada reina, y su marido pasó a ser quien caminaba seis pasos por detrás de ella.

felipe 2.jpg

Aparte de sus deberes reales, el duque de Edimburgo fue patrocinador de muchas organizaciones, como los Premios Duque de Edimburgo y el Fondo Mundial para la Naturaleza. Además fue rector de la Universidad de Cambridge, así como la de Edimburgo

En su biografía extraoficial hay una larga lista de amantes e incluso algunas parejas más o menos estables. También se mencionan hijos ilegítimos, a los que pagó estudios. Todo con discreción y sin dar escándalos, dicen los expertos británicos de la prensa rosa.

Su vocación por el humor políticamente incorrecto era proverbial, como cuando en el recorrido por un centro social, la reina Isabel preguntó a un invidente si le quedaba algo de visión y el duque añadió: “no le queda nada, a juzgar por la corbata que lleva”. O cuando, en una visita a China, les aconsejó a unos estudiantes británicos que no estuvieran mucho tiempo en aquel país porque acabarían con los ojos rasgados.

Su única hija, Ana, fue su preferida por ser la más parecida de carácter, mientras que a Carlos, el heredero, siempre le consideró un pusilánime, señala hoy una crónica de La Vanguardia. De Andrés y Eduardo aún se ocupó menos.

felipe 3.jpg

Su última aparición pública, tras el anuncio de su retiro oficial en el 2018, después de cumplir 97 años, se produjo el pasado 22 de julio de 2020 cuando, en el patio del castillo de Windsor, hizo entrega de los atributos de Coronel en Jefe del regimiento de infantería 'The Rifles' a su nuera, la duquesa de Cornualles, esposa de príncipe Carlos.

El pasado mes de noviembre, con motivo de su 73 aniversario de boda, la reina Isabel y su marido festejaron la efeméride haciendo pública una fotografía, sentados ambos en un sofá de un salón de Windsor, mientras contemplaban una tarjeta de felicitación que les habían enviado tres de sus bisnietos, los príncipes Jorge, Carlota y Luis, hijos de os duques de Cambridge.

Dejá tu comentario