Cargando...
Subrayado HD
Hoy
10°
Partly Cloudy

12°

SÁBADO
Partly Cloudy
15°
DOMINGO
11°
Showers
15°
LUNES
12°
Showers
12°
MARTES
12°
Mostly Cloudy
14°

Se frenó

La economía uruguaya creció 1% en promedio en el año 2015, pero entre abril y diciembre la producción fue casi la misma que en el mismo período del año anterior: la economía se frenó.

Después de un ciclo de crecimiento de 13 años, estamos en un escenario distinto, bastante más complicado. Hablar de estancamiento puede ser exagerado o -al menos- prematuro, aunque el arranque de 2016 no ha sido bueno: si bien el turismo dio buenas noticias gracias al cambio de humor argentino, la industria cayó 1,3% en el primer bimestre. En 2015 la industria tuvo un año muy malo, pero la puesta en marcha de Montes del Plata disimuló eso, con un impacto al alza destacado en la producción industrial. Este año, ese efecto ya no está.

El consumo, por su parte, sigue con un lógico ajuste: el dólar al alza y un escenario de empleo más deteriorado, llevan a la gente a “cuidar los mangos”. Las exportaciones están con ventas en baja y dificultades de mercado. La suba del dólar ayudó, pero ahora el billete verde se muestra más flojo, lo que impide seguir licuando costos y mejorar la competitividad. Por todo esto, el estancamiento es una posibilidad. Evitarlo depende –por un lado- de las circunstancias externas.

El mundo no está en crisis, como se repite sin mucho fundamento: la UE y EEUU crecen, aunque a tasas moderadas. China crece a tasas menores, pero importantes.

El que no ayuda es Brasil, que está con una depresión económica grave. En la región, la esperanza la da ahora Argentina, que –así como impulsó el turismo- puede impulsar la demanda en otros sectores. Pero evitar el estancamiento también depende de decisiones propias, que pasan por encarar temas que duelen pero que –si no se resuelven- seguirán jugando en contra. Uno de ellos es el fiscal: no hay más remedio que realizar ajustes de gasto, para hacer más sostenible el presupuesto. Por el lado de los ingresos, ya se subieron algunos impuestos y las tarifas están recaudando lo que no deben: no hay mayor espacio para subir la carga tributaria.

Y si no se reduce el déficit, aumentará el costo del financiamiento en la economía y el riesgo de dolores de cabeza mayores. Otro punto clave es mejorar el acceso a los mercados, donde la situación es preocupante: mientras nuestros competidores ganan preferencias, Uruguay queda en desventaja. Así, el PBI no mejora. Se frenó y puede estancarse; hay que evitar que caiga.

SOBRE EL BLOG

Espacio dedicado a la información y análisis económico, accesible para todos

Sobre El Autor

Periodista especializado en información económica y empresarial. Columnista de Subrayado. Su twitter es @NicolasLussich.

VER TODOS LOS BLOGS