Cargando...
Subrayado HD
Hoy
11°
Showers

16°

11°

LUNES
11°
Showers
12°
MARTES
10°
Rain
13°
MIÉRCOLES
13°
Showers
20°
JUEVES
13°
Partly Cloudy
21°

El fin del tiqui tiqui

Arrancó y la pelota pareció cargada. 

Ida y vuelta. 

Más vértigo que pienso.

Hasta que a los cinco minutos River Plate fue a los bifes y Matias Jones probó a Esteban Conde de media distancia. El muchacho de Young respondió con un vuelo digno de Superman y sacó al córner.

Sin embargo, el presagio de comienzo trepidante y posible contagio emotivo para los próximos minutos fue sólo un amague.

Por ejemplo, más allá de una bola en el palo o una gran respuesta del golero tricolor, el equipo de JR no tuvo puntos de contacto con aquellas líricas propuestas que se apoyaban en el tiqui-tiqui y desatendían el arco propio. 

No hubo laboratorio y repetición. 

Es más, el repertorio riverplatense en el Parque Central incluyó varios rechazos de "punta y pa'arriba" como decían los veteranos y al grito de "¡salimos...!" la pelota salteó líneas y viajó por el aire domando el viento fuerte que cruzaba la Quinta de la Paraguaya.

Las estrellas de la noche - Nico López y Michael Santos - pasaron desapercibidas. Aunque el Darsenero pudo sacar pecho por un tiro que dejó sin aliento a propios y extraños.

En ese primer tiempo, El Diente -retrasado- y el delantero de la seleccion -apagado- no llenaron las expectativas.

Barcia lució inspirado pero faltó una usina generadora para abastecerlo y mantenerlo encendido.

Se cerró el primer tiempo: empate sin goles y más decepción que clima festivo.

Borrón y cuenta nueva para el tiempo final.

Cerca del cuarto de hora del complemento, Schiappacasse dibujó una jugada de Play Station y su gran definición fracasó por una tapada de Conde que reafirmó su candidatura a figura decisiva.

Unos segundos después, una acrobática acción del riverense Ramirez obligó a una tapada monumental de Nicola Pérez.

Y ahí se encendió el partido...

A los 23' -es preciso el tiempo exacto-, una jugada de Leandro Barcia dio en el palo y se metió. Él línea no lo vio y el juez Carrillo le hizo caso a su asistente y propició un error que integrará los reportes mundiales de fallos imperdonables.

El Parque enfureció, el equipo tricolor sitió a River Plate, hubo gol anulado e invitación poco cordial a Juan Ramón Carrasco para abandonar la cancha.

River Plate se refugió en su área y la revolución atropellada del equipo de Munúa lo asfixió. 

Atorado, el equipo de la Aduana, sufrió, luchó, se angustió con cada ataque rival y reventó cada balón peligroso.

Conceicao fue un gigante en el embate furioso del final y Killy González sacó varias pelotas del estadio tricolor. 

Hubo francotiradores, tapadas de Nicola Pérez, rechazos defensivos, miradas al reloj.

Nada de tacos, toques, tiquis y tacas.

Al fin y al cabo, después de años de pedirle equilibrio al DT, reprocharle que haya perfeccionado el rendimiento defensivo parece una contradicción. 

La idea de partido explosivo se esfumó con el primer rechazo a las nubes. Debió ganar Nacional. 

Fue 0-0.

Con nostalgia de aquella magia que ya no existe.

SOBRE EL BLOG

Una colección de historias, opiniones, anécdotas y desvelos.- Recordando que en el deporte y la vida todo puede ser una falacia.-

Sobre El Autor

Domador de palabras, narrador de emociones, padre feliz y en construcción. Blog personal: robertomoar.blogspot.com

VER TODOS LOS BLOGS