Cargando...
Subrayado Fútbol HD
Hoy
20°
Mostly Cloudy

27°

20°

LUNES
20°
Thunderstorms
30°
MARTES
17°
Thunderstorms
22°
MIÉRCOLES
15°
Mostly Sunny
21°
JUEVES
16°
Sunny
23°

Obama se despide del poder muy emocionado y con un llamado a la unidad

11 ENE 2017 - 07:30 | El presidente de Estados Unidos pidió a sus compatriotas unidad por encima de las diferencias y dedicó emotivos elogios a Michelle y sus hijas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se despidió este martes de la presidencia con un emocionado llamado a sus compatriotas a la unidad por encima de las diferencias y destacó el legado de sus ocho años de gobierno.

En un discurso de aproximadamente una hora en Chicago, la ciudad donde comenzó su carrera política, Obama pasó revista a la situación actual del país y alertó a los estadounidenses que la superación de diferencias se tornó un imperativo.

"La democracia requiere un sentimiento básico de solidaridad, la idea de que más allá de nuestras diferencias estamos en esto juntos. Crecemos o nos hundimos juntos", dijo el mandatario.

Obama dijo a sus seguidores que el futuro del país requiere el rescate de los valores fundamentales que marcaron la fundación de la nación, para poder superar las diferencias.

En su visión, "todos nosotros, independientemente del partido político, tenemos que lanzarnos a la tarea de reconstruir nuestras instituciones democráticas", y tratar de "reducir la corrosiva influencia del dinero en nuestra política".

Estados Unidos, dijo Obama, está ahora "más fuerte" que hace ocho años, cuando él llegó a la Casa Blanca, y además el país es testigo de la mejora de las relaciones raciales en la sociedad estadounidense.

Sin embargo, añadió, la cuestión racial es aún una "fuerza divisiva" en el país.

Creer en el cambio

En su discurso ante unas 18.000 personas en un centro de convenciones en Chicago, Obama evitó de forma evidente hacer referencias críticas a su sucesor, Donald Trump, pero no eludió referirse a los temas que marcaron su campaña.

En una referencia a las críticas de Trump a los inmigrantes, en su mayoría latinoamericanos, Obama recordó que las mismas cosas ya fueron dichas sobre irlandeses, italianos o polacos.

"Estados Unidos no se debilitó con esos recién llegados; ellos abrazaron los principios de esta nación, y con eso (el país) fue fortalecido", dijo.

El presidente también destacó diversos logros de sus dos mandatos, como la reconstrucción de la industria automotriz, la creación de empleos y el reinicio de una nueva fase en las relaciones con un vecino, Cuba.

"Si hace ocho años les hubiese dicho que abriríamos un nuevo capítulo con los cubanos (...) tal vez me habrían respondido que tenemos las miras demasiado altas. Pero es lo que hicimos. Es lo que ustedes hicieron", dijo.

También reafirmó la necesidad de que el país mantenga los compromisos asumidos para combatir el cambio climático, y apuntó que se trata de una cuestión que afecta a las futuras generaciones.

"Podemos y debemos discutir sobre la mejor forma de abordar el problema. Pero simplemente negar el problema, no solo traiciona a futuras generaciones, sino que también traiciona el espíritu esencial de nuestro país", expresó.

En un adelanto de lo de podrá ser el eje de su futura actividad como ex presidente, Obama llamó a los estadounidenses de cualquier edad, a comprometerse con la participación política para tornarse piezas fundamentales y personajes del cambio social.

"Ustedes han cambiado el mundo", les dijo Obama, para quien la fuerza de las nuevas generaciones lo ha convencido de que "el futuro está en buenas manos".

"Les pido que crean"

"Les pido que crean. No en mi capacidad de promover un cambio, sino en la capacidad de ustedes", dijo Obama, para cerrar con la frase con que pavimentó su camino a la presidencia: "Sí, podemos. Sí, lo hicimos".

Obama decidió pronunciar este último mensaje a la nación desde Chicago porque fue en esa ciudad en que comenzó a actuar como organizador comunitario, donde formó su familia y donde lanzó una meteórica carrera política que lo llevó a la Casa Blanca.

Fue en Chicago que Obama aceptó la candidatura presidencial y donde pronunció su primer discurso como mandatario, y es también la ciudad donde estará situada la futura biblioteca presidencial.

Chicago exhibe con orgullo la presencia de Obama, desde una discreta placa frente a la cafetería donde Barack y Michelle tuvieron su primer encuentro, hasta la silla de barbería (empotrada en vidrio) donde el ahora presidente se cortaba el pelo por 24 dólares.

A partir de ahora, también será la ciudad donde la trayectoria presidencial de Obama llega a su fin.

Emotivo elogio a su esposa e hijas

Barack Obama lagrimeó al rendir tributo a sus hijas y esposa Michelle, su "mejor amiga", en el cierre de su emotivo discurso de despedida de la presidencia de Estados Unidos en su ciudad adoptiva de Chicago.

"Michelle LaVaughn Robinson, hija del lado sur, durante los últimos 25 años no solo has sido mi esposa y madre de mis hijas, has sido mi mejor amiga", dijo Obama a la primera dama, que estaba sentada frente a él vestida de negro.

"Asumiste un papel que no pediste y lo hiciste propio con gracia y coraje y estilo y buen humor", le dijo, mientras sacaba un pañuelo para secarse las lágrimas, arrancando una fuerte ovación de los 18.000 asistentes.

"Una nueva generación eleva sus miras porque te tiene como modelo a seguir. Me has llenado de orgullo. Has llenado de orgullo al país".

Fue en Chicago donde se conocieron los Obama, donde nacieron sus hijas Malia y Sasha, y como dijo el presidente en Facebook antes del discurso, "para Michelle y para mí, Chicago es donde todo empezó".

Mientras Malia, de 18 años estaba presente para escuchar la despedida de su padre, su hermana Sasha de 15 años no, siendo la más notable de las ausencias y que produjo una avalancha de comentarios bien intencionados en las redes sociales y el hashtag #SashaObama.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que Sasha se quedó en Washington para preparar un examen que debe rendir en la mañana del miércoles.

AFP