Cargando...
ÚLTIMOS TWEETS
TEMA DEL DÍA #elecciones2014
FÚTBOL URUGUAYO

Prohibirán ingreso de grandes banderas y bombos a los estadios

Ministerio del Interior y clubes decididos a no permitir banderas más allá de los dos metros por un metro. Equipo policial especializado y derecho de admisión

18 APR 2013 - 09:28

El Ministerio del Interior y la Asociación Uruguaya de Fútbol decidieron que los clubes apliquen el derecho de admisión en las canchas de fútbol y prohibir el ingreso de banderas con una dimensión superior a los dos metros por un metro, así como el porte de bombos por parte de los hinchas.

La prohibición regirá para el fútbol local y en el paquete de medidas se incluirá un equipo especial de la Guardia Republicana destinado a mantener la seguridad en escenarios deportivos.

El hecho se produce justo cuando Nacional y Peñarol sacan a relucir grandes enseñas durante sus partidos. Los tricolores desplegaron una bandera de 600 metros de largo por 50 de ancho, en tanto los aurinegros estrenaron una de 300 metros por 50.

Las autoridades del gobierno quieren aplicar “el modelo inglés” de control de la violencia en el deporte, informa hoy Búsqueda.

El Estado uruguayo viene evaluando este sistema, que resultó exitoso para mitigar los problemas generado por los hooligans, los barra bravas del fútbol británico.

En 2006, luego de la muerte de un hincha de Cerro luego de un partido ante Peñarol, el Ministerio del Interior tomó contacto con el experto Chris Whalley, director de seguridad en los estadios de Inglaterra.

Whalley dijo que se aplicaron leyes “muy estrictas” para sancionar a los autores de hechos violentos en los estadios. Al mismo tiempo, se profesionalizó a la Policía.

En Uruguay existe un largo historial de intentos inconclusos de solucionar los problemas derivados de las barra bravas.

Búsqueda recuerda que en 2008 se firmó un “protocolo de acuerdo” tras incidentes en un partido entre Nacional y Danubio. Los clubes se comprometieron a no repartir entradas entre los hinchas problemáticos. El convenio incluía la obligación, a mediano plazo, de que las personas se identificaran en la puerta de los estadios y estrictas normas exigiendo ver los partidos en los respectivos asientos.