SOCIEDAD

17/02/2013 18:43

De Salto a Montevideo, idas y vueltas, para realizarse un aborto

Una mujer debió viajar 2.400 kilómetros para poder interrumpir su embarazo. Objeción de conciencia y formularios equivocados complicaron el proceso.

 

Una mujer de un pueblo en el interior de Salto se enteró de que la ley que despenaliza el aborto había sido aprobada y viajó a la capital departamental para interrumpir su embarazo.

Allí se enteró de los requisitos, los cumplió incluso durmiendo de prestado cinco días en el hospital, y cuando obtuvo la aprobación se encontró con que ningún ginecólogo del departamento le recetaría el misoprostol, según relata El Observador.

La mujer, que ya tiene varios hijos, fue una de las primeras en solicitar el procedimiento en Salto y en ese momento se empezó a conocer que los 12 profesionales del área de ginecología del departamento se niegan a realizar abortos, amparándose en la objeción de conciencia.

Cumplidos los pasos, no le quedó otra opción que emprender viaje a Montevideo para conseguir su receta de misoprostol en el Pereira Rossell. El hospital salteño le costeó los pasajes y cuando todo parecía solucionarse surgió un nuevo problema: un formulario estaba mal y debía volver a Salto.

Así, tras estar un día entero en Montevideo, la mujer volvió a su ciudad a conseguir un formulario correcto y de vuelta a la capital para llevarse el misoprostol.

En total, como señala El Observador, la mujer viajó 2.400 kilómetros en total para realizarse un aborto.

OBJECIÓN DE CONCIENCIA. “Trasladarse cientos de kilómetros por una receta es 'una falta de respeto a la usuaria'”, dijo a El Observador el especialista en medicina legal, Hugo Rodríguez Almada, quien agregó que “la objeción de conciencia es un derecho de los médicos siempre y cuando no vaya contra el derecho de paciente”.

Para el especialista el Ministerio de Salud Pública, una vez aprobada la ley, tiene la potestad y obligación de hacerla cumplir. 

CONVENIENCIA. Por su parte, el Movimiento Nacional de Usuarios de Salud Pública y Privada planea realizar una declaración en contra de los ginecólogos salteños, dijo al matutino José Reyes, coordinador de la organización en Salto.

Este movimiento considera que los ginecólogos allí son “hipócritas”: “Cuando hacían abortos clandestinos no primaba la objeción de conciencia sino el bolsillo”, advirtió Reyes. Y en la misma línea se expresó el subsecretario de Salud, Leonel Briozzo, al cuestionar que no todas las objeciones de Salto eran “reales” (es decir, por motivos religiosos o filosóficos, según se entiende en Bioética). En el MSP están convencidos de que hay muchas objeciones “por conveniencia”.

 

INGRESA TU COMENTARIO

Para dejar un comentario debe estar logueado

Stephanie Eseisa 18/02/2013 05:24:05 p.m. Denunciar
SI TANTO LE MOLESTO ESPERAR TANTOS DIAS Y HABER VIAJADO TANTO SE HUBIERA CUIDADO SEÑORA Q SI YA TIENE HIJOS BIEN A DE SABER Q SI NO SE CUIDA PUEDE QUEDAR EMBARAZADA...ASESINAAAAAAA....
Alejandra Giovanna Pereira Bonce 18/02/2013 01:33:38 p.m. Denunciar
que viajó 2400 Km.... eso es importante? Asesinó a su hijo eso es lo relevante! y todavía le pagaron el pasaje.... a esas mujeres hay que vaciarle el útero!!!!
MartinUruguay 18/02/2013 01:17:32 p.m. Denunciar
Felicitaciones a los medicos salteños. Si la mujer no quiere pasar por esto que aprenda a cuidarse y sea mas responsable, si lo hace va a tener una minima chance de quedar embarazada.
Silvia Forischi Pasca 17/02/2013 08:13:30 p.m. Denunciar
FELICITO A LOS GINECÓLOGOS DE SALTO , ESTUDIARON PARA SALVAR VIDAS, NO PARA MATAR
Claudia Carlevaro 17/02/2013 07:18:04 p.m. Denunciar
¡¡Vergonzoso!! entre otras cosas el Hospital de Salto se equivoca y ¿es ella quién debe ir y volver para solucionarlo? ¿En qué era estamos? La peor burocracía que se pueda tener. De los llamados Galenos y su Objeción de conciencia ya es bastante complicado obtener número para la consulta y luego vienen con esta tontería. Los abortos se ralizaron siempre y muchos de ellos hechos por ginecólogos, vamos en ese momento ¿dónde estaba la conciencia? Seguramente guardada en algún banco junto con el dinero que cobraban. En fin asi estamos... y nos queremos llamar un país de servicios no estimados lamentablemente somos un País Bananero. Lamento que mi querido Paisito haya terminado en esto. De los Derechos mejor ni hablar.
Natalia Moraes Grille 17/02/2013 07:11:06 p.m. Denunciar
la sociedad uruguaya es una sociedad careta!! y los legisladores de nuestro país ineptos, cuantos años pasaron para aprobar esta ley y cuando lo hacen a medias, bien decía un docente que tuve en la facultad de derecho,que si miramos el Código las leyes de nuestro país siempre quieren estar en el medio, no toman una postura definida, hacen híbridos. Y como siempre el centralismo presente, crean una ley pesando en la capital y se olvidan que el interior es totalmente diferente...en salto estas condenado a una asistencia mediocre en la salud..bien lo dijo Estramin, morís en la capital

En vivo

ENCUESTA