Cargando...
Subrayado HD
Hoy
18°
Mostly Sunny

23°

15°

JUEVES
11°
Scattered Thunderstorms
15°
VIERNES
12°
Scattered Showers
15°
SÁBADO
10°
Sunny
17°
DOMINGO
Partly Cloudy
19°

Durante la dictadura se creía que la marihuana provocaba "orgías"

21 SET 2012 - 13:07 | Hoy se presenta un libro que desmenuza cómo la policía y la academia veían a los consumidores en la dictadura. Torturas a "hippies" y estadías en el Vilardebó.

 

Entre 1973 y 1984, la dictadura militar practicó torturas y hasta violaciones a personas consumidoras de marihuana detenidas por la Policía, además de enviarlos posteriormente al hospital psiquiátrico Vilardebó.

Unas 1.100 personas fueron detenidas por consumo de drogas durante ese período histórico. La mayoría de ellas eran consumidores ocasionales. Así lo afirma el libro "Marihuana y otras yerbas" del periodista Guillermo Garat, que será presentado hoy a las 19 horas en el café La Diaria.

La policía al servicio del régimen condenaba duramente el uso de las drogas, pero al mismo tiempo las usaba para interrogar a presos políticos según consigna el periódico La Diaria.

El ácido lisérgico y el pentotal eran utilizados usualmente como forma de hacer "perder la noción de tiempo y espacio" a los detenidos, además de "la abolición de la conciencia, de la voluntad y el autocontrol", según un manual de época destinado a la seguridad y a las cárceles.

En ese sentido, se destaca el papel que jugó la Brigada de Narcóticos y Drogas Peligrosas creada en 1973 en la Dirección Nacional de Informaciones e Inteligencia de Jefatura de Policía de Montevideo.

El principal de la división, Víctor Castiglioni, un oficial acusado de violación a los derechos humanos, fue el ideólogo de los nuevos enfoques respecto a la represión de los consumidores de drogas.

El trabajo saca a luz algunos escritos de Castiglioni en las páginas de Orden, una publicación que oficiaba como vocera de la Policía de Montevideo. Allí, el policía pontificaba sobre la "teoría de la escalera", es decir que el alcohol y la marihuana eran la puerta de entrada de drogas más duras.

"Alguien que ha fumado alguna especie de hierba exhorta a otro a probar. Así se inicia el camino. De la marihuana se pasa a una droga más fuerte y, al final, la heroína", escribió Castiglioni en 1976.

En ese sentido, recoge material de un libro publicado por el psiquiatra Juan Carlos Chans Caviglia en 1979, quien fuera jefe de sala en el Viladerbó y trabajó como inspector de psicópatas del Ministerio de Salud Pública.

En su obra, Caviglia dejó establecida su particular forma de mirar a los consumidores de drogas a quienes llama "hippies".

El experto, a quien la nota señala como un "católico fervoroso", llegó a la conclusión de que la marihuana era un alucinógeno que llevaba a sus usuarios "a la fornicación".

Hay una cita textual que da muestras de cómo se veía a los consumidores de drogas en el Uruguay de los años 70: "Al parecer en las primeras fases de intoxicación de cannabis se rebaja de tal modo la voluntad que provoca un desarrollo exagerado de la libido, llevando al individuo al desarrollo de la orgía sexual", adelantaba Chans Caviglia en la publicación policial Orden en 1976.

La marihuana llevaba al usuario "a rechazar su sexo, su masculinidad, su papel protagónico familiar".

 La investigación viene a cuento del actual debate sobre despenalización de la marihuana que propone el gobierno de José Mujica, y los graves problemas que atraviesa Uruguay y la región a causa del narcotráfico organizado, hecho que ha reavivado el interés de la DEA -la agencia antidrogas estadounidense- de volver a instalarse en Montevideo.