Cargando...
ÚLTIMOS TWEETS
TEMA DEL DÍA #Uruguay
JUEGOS OLÍMPICOS 2012

Estados Unidos se quedó con el oro ante una España que sorprendió

Estados Unidos retuvo hoy la corona olímpica en un soberano partido que acabó con victoria (107-100) ante una España heroica.


 

Es el decimocuarto título olímpico para los norteamericanos y el segundo consecutivo tras el obtenido en Pekín. Con esta victoria Estados Unidos cierra el torneo sin perder su condición de invicto.

También es la tercera victoria sobre España, que contó con un arrollador Pau Gasol -24 puntos, ocho rebotes, siete asistencias- en una final olímpica tras la de Los Ángeles 84 (96-65) y Pekín (118-107).

El partido no fue tal. Fue una obra de arte.

El escolta Juan Carlos Navarro, exjugador de los Memphis Grizzlies, anotó tres triples en cuatro minutos (7-12) que encontraron respuesta en los lanzamientos exteriores de Kobe Bryant y Carmelo Anthony, cuyo acierto desde el perímetro permitió a los norteamericanos comenzar a despegarse en el marcador (25-16).

Los jugadores de Mike Krzyzewski neutralizaban así un arranque nuclear por parte de España y no tardaron en imponer su altísimo ritmo de juego, especialmente cuando Russell Westbrook tomó el timón de la nave estadounidense.

EE.UU. se colocó con diez de ventaja (35-25) antes del final del primer cuarto, al que se llegó tras un alley-oop de Rudy Fernández a pase de Sergio Rodríguez, antiguos compañeros en los Portland Trail Blazers que dirigía Nate McMillan -asistente de los americanos-, y un soberano tapón de Kevin Durant a un triple de Pau Gasol.

España reaccionó con un parcial de 2-12 (37-39), cimentado en la rapidez de Sergio Rodríguez, el acierto de los hermanos Gasol y el despertar de Fernández, que puso nerviosos a los vigentes campeones olímpicos. En esos momentos de zozobra, exigidos los estadounidenses como nunca hasta ahora en Londres, LeBron James aportó la calma necesaria.

La estrella de los Miami Heat supo atacar la zona 2-3 de Sergio Scariolo penetrando, rompiendo la defensa y asistiendo a Durant, una máquina de anotar, mientras los suyos conseguían arrancar la cuarta personal a Marc Gasol (m.15).

Ahí el equipo de las barras y las estrellas encontró oxígeno en las manos de Kevin Love, que sacó rédito de unos pívots españoles cargados de faltas, pero no el suficiente para despegarse de su rival al descanso (59-58).

Llegó el tercer cuarto, cuando habitualmente Estados Unidos barre a sus rivales, y la calidad de España seguía sin agotarse. Cuatro puntos seguidos de Pau Gasol hacían saltar las alarmas (64-67) y los bomberos, disfrazados de Bryant y James, no tardaron en sofocar el fuego con algunas de las acciones más espectaculares del choque.

A pesar de eso, nada parecía ser suficiente para quitarse de encima a una España magnífica en defensa. Con 83-82 y un cuarto por disputar, Chris Paul quebró unas cuantas cinturas para anotar cinco puntos seguidos que precedieron a un nuevo triple de Durant, el quinto en su cuenta personal.

Daba igual. España se aferró a Gasol y a su espíritu, que se salía de las camisetas rojas (97-91, m.37). Y allí, en plena batalla titánica, a aquella cima del baloncesto, escaló un imperial James para poner su firma y la pica estadounidense en Londres.